¿Y qué sigue en este 2021?

Tanto en México, como en el mundo, nos vemos inundados de preguntas y pocas respuestas con respecto a lo que sigue en este 2021 y en especial para quienes están en el mundo de las transacciones.

Si bien el 2020 dio oportunidad a las organizaciones e inversionistas para replantear sus objetivos de negocio y posiciones en los portafolios, en este 2021, aún hay muchas incógnitas que se incrementan con las diversas propuestas de reforma en nuestro país, ocasionando una complejidad más en la toma de decisiones.

Una de las que más puede afectar a las transacciones desde el punto de vista financiero y de capital humano es la aprobación de la eliminación del outsourcing e insourcing.

Pensando en un escenario donde la propuesta se apruebe y no se generen incentivos adicionales para los empresarios o inversionistas, ponemos sobre la mesa algunos aspectos que las corporaciones deberían estar evaluando con base en sus necesidades y con miras a seguir generando ingresos:

  • Análisis de los objetivos de negocio. Si bien en el 2020 la mayoría se dedicó a realinear sus objetivos contra la situación en la que estamos, algunos ajustes adicionales que se harán para mantener operaciones (re-organizarse y enfocarse en negocios core y de alta generación de valor en el mercado local e internacional).
  • Apoyo en la tecnología. La tecnología seguirá estando dentro de las prioridades de los negocios como una herramienta más para la administración de costos, lo que podría conllevar no sólo a tener un socio que nos apoye en esta área, sino a quizás desarrollar capacidades internas ya como un área robusta dentro de la estructura corporativa.
  • Analizar la fuerza laboral. ¿Se tiene la organización correcta, los perfiles correctos, con las capacidades adecuadas para implementar nuestro plan de negocio? ¿necesitamos tener un reajuste adicional?
  • Para aquellos en el que su negocio está apalancado por la contratación de fuerza de trabajo por medio del outsourcing/insourcing, hay que respondernos un par de preguntas acorde a nuestra cadena de valor ¿Qué sigue siendo aplicable por out-in sourcing? ¿Qué opciones tengo incorporando el aprendizaje del trabajo remoto para amortizar ciertos gastos operativos y reorganizarme con esta premisa?
  • Otra variable a considerar dadas las posibles modificaciones de negocio es ¿Cuál será nuestra nueva base de negocios comparables pensando en competitividad de mercado para atraer nuevo talento?
  • ¿Qué implica salir del mercado mexicano? ¿qué costos adicionales tengo que considerar para el cierre de operaciones o para una venta o desinversión de negocio?
  • Y por si fuera poco ¿qué sucede si nuestra organización cuenta con sindicatos activos con quiénes tenemos que negociar posibles cambios?

Estas son solo algunas de las consideraciones adicionales que tanto inversionistas o empresarios deben evaluar para seguir o no manteniendo operaciones o invertir en el país.

Entonces, ¿qué sigue? A ciencia cierta nadie sabe, pues no tenemos certeza de la vacuna y su despliegue en nuestro país y demás naciones; no sabemos qué vaya a suceder en las elecciones y por ende en las iniciativas de ley que se aprueben posteriormente, etcétera. Sigue la incertidumbre y de esto es de lo único que estamos ciertos, por lo que los invitamos a seguir cuidándose, reflexionando de los aprendizajes que nos ha traído esta coyuntura, así como de mantenerse optimistas ya que, como hemos aprendido en la historia, toda crisis conlleva crecimiento en la sociedad y el planeta y esta no va a ser la excepción.

Fuente: Forbes/ Ale Fayad y Sofía Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *