Tres tendencias de talento que definirán el futuro laboral

Con la contingencia de salud por la que atraviesa el mundo, el sector laboral está enfrentando una serie de retos que se transforman y expanden todos los días, mismos que han permitido que la digitalización e integración de plataformas tecnológicas se conviertan en piezas clave en estos momentos para dar continuidad a las actividades diarias de los más de 23 millones de empleados formales en México.

Estos trabajadores, pertenecientes a las industrias con mayor ocupación en el país (manufactura, software y tecnologías de la información (TI), consumo, servicios corporativos y finanzas) deben adaptarse a un panorama en el que la tecnología, más allá de ser una herramienta, se convertirá en su principal aliada para mantenerse productivos y lograr buenos resultados a pesar de las limitaciones del distanciamiento social. Esta es una excelente oportunidad para analizar cuáles son las tendencias de talento que cambiarán la manera en la que trabajamos una vez que hayamos superado la crisis sanitaria.

El reclutamiento virtual llegó para quedarse

El mercado laboral siempre ha tenido grandes retos en las áreas de reclutamiento y en la búsqueda de candidatos óptimos para cubrir las necesidades de las empresas y en esta época, estos retos se han multiplicado. El 58% de los profesionales de talento reconoce que uno de los mayores impactos que ha traído esta contingencia es en la transformación del proceso de reclutamiento, empezando con las entrevistas a los candidatos que hoy son también virtuales, la mayoría de ellos concuerda en que implementar entrevistas a la distancia puede ayudarlos a encontrar candidatos de calidad en tiempos reducidos.

La flexibilidad en las empresas incluye al trabajo remoto como prioritario

Si bien en muchas compañías predomina el esquema de trabajo tradicional (trabajo físico), la crisis sanitaria las ha obligado a adoptar medidas de trabajo remoto, las cuales se han convertido en prácticas cada vez más comunes.

Anteriormente, la mayoría de las empresas veían al trabajo remoto como una prestación, sin embargo, en los últimos meses, debido a las limitaciones del distanciamiento social, poco a poco se han percatado de que esta modalidad debe convertirse en una prioridad para traer grandes resultados, desde reducir costos hasta mejorar la productividad de los empleados. En este aspecto, es posible ver una tendencia hacia la continuación del trabajo remoto aun cuando la crisis sanitaria termine, debido a los altos niveles de productividad que se han reportado en este formato, además de que las empresas que están adoptando esta medida están siendo percibidas como empáticas con su fuerza laboral al mostrar preocupación por el bienestar, desarrollo profesional y productividad de sus colaboradores.

Un panorama laboral igualitario

La mayoría de los empleados concuerdan en que una de las principales prioridades para las compañías dentro del nuevo panorama laboral tiene que ver con la creación de un ambiente de trabajo donde predomine el trato igualitario y justo. Para lograr esto, es necesario que los líderes mantengan una buena comunicación con sus integrantes al informar abiertamente sobre los cambios de políticas internas, empoderen a los gerentes a mantenerse en contacto directo con sus miembros de equipo a través de la tecnología, trabajen de cerca con los equipos de recursos humanos para contar con una fuerza de trabajo más diversa e implementar medidas para cerrar la brecha de género y ofrecer mejores oportunidades para que las mujeres puedan crecer profesionalmente.

Estamos viviendo un punto de inflexión importante en términos laborales, donde el mundo del trabajo está cambiando rápidamente a causa de la situación global en la que nos encontramos. Con estas tres mega tendencias que visualizamos como claves para el progreso en el sector laboral surge la oportunidad de adaptarnos a un nuevo entorno que, aún ante futuras crisis o dificultades, nos llevará a mantenernos más productivos que nunca y a continuar el crecimiento profesional.

Fuente: Forbes / Ramiro Luz

Deja un comentario