Subcontratación y desarrollo de talento humano: necesarios para la recuperación económica y la generación de empleo

La subcontratación será una práctica fundamental y estratégica para la recuperación económica y la generación de empleo después de terminar el confinamiento decretado por la pandemia, comentó el Mtro. Javier Treviño, director general de Políticas Públicas del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), en su participación en la mesa redonda Futuro laboral tras el COVID-19 ¿Oportunidad o desastre?, realizada el 6 de mayo de 2020.

Agregó que las autoridades deben tener políticas de promoción de prácticas laborales, que en todo el mundo van a ser esenciales para la reapertura de las economías, como lo es la subcontratación. Esta industria será importante para identificar y administrar de mejor manera el talento humano, sobre todo en los procesos de reclutamiento, selección y capacitación de los trabajadores, lo que ayudará a la recuperación de las empresas.

El Mtro. Ricardo Landero, director en Landero Asociados Bufete Jurídico Laboral, refirió que debido a la pandemia se gestará una metamorfosis productiva y una modificación en las cadenas de trabajo, a la cual se deben adaptar las empresas y los trabajadores mediante la capacitación, de ahí que uno de los ejes de esta metamorfosis será la “capacitación como valor”. La modificación en dichas cadenas generará curvas de aprendizaje en los trabajadores que serán fuertes y costosas para las empresas, por lo cual, la gestión de la capacitación será fundamental. Organizaciones y empresas que gestionen el talento humano, que lo capaciten y especialicen, serán muy importantes.

En este sentido, el Dr. Jaime Flores, socio fundador de CADEM Consultores, señaló que es necesario forjar talentos nuevos y habilidades duras en las personas, que involucren mayor acceso a la tecnología. Un cambio de paradigma, como lo está sufriendo la economía actual, implica no solo dar trabajo a la gente sino también brindarle capacidades de trabajo, por ello el Estado y las empresas tienen que invertir en la generación de capital humano.

Añadió que este cambio de paradigma comprenderá una restructuración de la relación laboral, donde un elemento central será la forma de concebir al trabajador, a quien hay que potenciarlo y considerarlo un aliado importante de la empresa, ya que participará en su crecimiento y desarrollo. Al invertir más en esquemas de capacitación y de desarrollo de talento, las empresas forjarán mejores trabajadores con mayores elementos de permanencia. Las empresas especializadas en el desarrollo de habilidades serán muy útiles en esos momentos.

El Mtro. Tomás Bermúdez, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en México, comentó que existe un área de oportunidad en las organizaciones y empresas que gestionan capital humano, las cuales serán importantes al conectar trabajadores especializados y capacitados con empresas que solicitan esas especializaciones, pero antes tendrán que ajustar sus algoritmos a las nuevas circunstancias de reacomodo en las cadenas de producción.

En el caso de México, el Gobierno y los sectores productivos se deberán enfocar en generar las condiciones adecuadas para contar con personal capacitado, que se pueda insertar en las nuevas cadenas de producción que se reabrirán o bien, las que se generarán, no solo como efecto de la pandemia, sino por la entrada en vigor del T-MEC, concluyó.

Fuente: TallentiaMX

Deja un comentario