¡Subcontratación salvará al empleo!

Mientras el país está en semáforo rojo, comienza la reactivación económica. Son momentos complicados y adversos. Hay enormes riesgos, y si no se toman medidas cautelosas.

La apuesta es que los servicios hospitalarios no se saturen y que las actividades que el Gobierno considera como esenciales empiecen a dar resultados económicos, fundamentalmente en el área de producción de artículos que se enfoquen a las líneas de producción del renovado Tratado de Libre Comercio, ahora Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, T-MEC, que entra en vigor el 1 de julio.

Sin embargo, la clave del equilibrio entre salud y bienestar económico es el establecer medidas de higiene, sana distancia y relaciones en la actividad laboral que prioricen el evitar contagios.

El objetivo es poner en marcha a la economía. Sin embargo, es precario e inestable el equilibrio entre la crisis sanitaria y sus consecuencias sociales, nos comentó Elías Micha, presidente de TallentiaMX, una asociación de subcontratación responsable, quien se pregunta si estamos verdaderamente preparados.

Y estamos de acuerdo con él, al mencionar que la subcontratación sí está lista para esta nueva etapa. El principal reto que afrontan todos los centros de trabajo es el de volver a operar cuidando simultáneamente la salud de sus trabajadores. Para ello tendrán que ponerse en práctica la creatividad y la flexibilidad laboral.

Las empresas profesionales de tercerización llevan mucho tiempo dedicándose a gestionar paquetes de prestaciones, a brindar capacitación a distancia y a aprovechar modelos como el teletrabajo, el empleo a tiempo parcial y el trabajo por turnos. Si bien todos estos son mecanismos dinámicos que llevan muchos años sirviendo para incrementar la productividad de las empresas y para fortalecer los derechos de los trabajadores, ahora, en esta nueva normalidad, se tornarán indispensables.

En México se perderán, durante la pandemia, más de un millón de empleos. Por ello, a partir de ahora, las empresas se verán obligadas a hacer contrataciones expeditas y legales, asegurándose de que sus empleados tengan las habilidades necesarias para desempeñar su trabajo. Para ello, la subcontratación es una herramienta indispensable. La meta es alcanzar 2 millones de nuevos empleos, como lo pronosticó del Gobierno Federal. El instrumento idóneo es la tercerización.

Ante el COVID-19, numerosas cadenas productivas internacionales se vieron suspendidas. Si a esto le añadimos la tensión que existe actualmente entre Estados Unidos y China, todo apunta a que muchas actividades se regionalizarán y a que, por lo tanto, América del Norte tendrá que fortalecer sus lazos y reestructurarse parcialmente.

La subcontratación ha dado prueba de estar presente en sectores como la industria y el turismo, que son actividades estrechamente relacionadas con los lazos económicos y laborales entre México y su vecino del norte.

Como nos mencionó Micha, la subcontratación está lista para la reactivación. Además, sin subcontratación no será posible dicha reactivación.

Fuente: Diario Imagen / Víctor Sánchez Baños

Deja un comentario