Soluciones y oportunidades en el mercado laboral post COVID-19

Con un planeta que parece pausado, nuestro mundo sigue girando gracias a la tecnología. La pandemia ha revolucionado el modo en que nos relacionamos, la forma de trabajar, comprar, hacer ejercicio y hasta educar. Para ello, muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajo. Algunas de ellas para subsistir, otras para reinventarse y unas pocas para seguir liderando el mercado porque ya venían trabajando en temas de transformación digital.

Hoy vivimos en un mundo en constante cambio y con tecnología que evoluciona a gran velocidad. La relación con ésta no puede ser opcional y eso se ha evidenciado en la contingencia que vivimos actualmente en el mundo entero. Por consiguiente, el perfil de los profesionales tampoco, ellos deben adaptarse para aprovechar las oportunidades que se presenten en este nuevo escenario mucho más digital y convergente. El COVID-19 sólo reforzó lo que ya se sabía: la tecnología y la cuarta revolución industrial ya están aquí y han redefinido el mundo del trabajo.

Por su parte, el sector de la educación es el que más rápido se está transformado a través de la virtualidad y tiene muchos desafíos por delante que determinarán que esta modalidad funcione para todos. Pero no es el único ámbito en ver los resultados de la transformación tecnológica, la salud podría verse favorecida con la aplicación del Big Data y IoT (internet de las cosas) para detección, prevención, chequeo y tratamiento, así como de la atención médica remota para la comunicación entre profesionales y pacientes. Si se trata de evitar el contacto físico con los enfermos, los hospitales podrían beneficiarse de la robótica para la desinfección de zonas quirúrgicas, por ejemplo. De la misma manera, la impresión 3D podría ayudar a producir insumos a un menor costo.

Por otro lado, la movilidad y la logística también se vieron afectadas por el coronavirus. Probablemente, esto signifique orientar la transformación digital hacia la automatización de muchos sistemas mediante drones y vehículos de guiado automático.

Otro rubro es el energético, con demandas de los hogares entre un 25 a 35% que se reflejan en las facturas. Se requerirá la instalación de soluciones en aislamiento térmico, electrodomésticos de bajo consumo y soluciones inteligentes de ahorro de energía con programas de identificación de consumo, entre otros.

También podemos hacer referencia a la tecnología al servicio de la higiene. Algunas de las medidas y recomendaciones sanitarias que se han impuesto seguirán durante un tiempo. Esto favorecerá la estandarización de diferentes tipos de tecnologías o componentes que eviten el contacto con superficies (puertas automáticas, ascensores activados por voz, interruptores con manos libres) y que permitan la autolimpieza regular.

La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otras. De la misma manera, un sistema de datos biométricos podría colaborar en la prevención de brotes y contagios al restringir el ingreso a edificios públicos o conocer la geolocalización de los medios de transporte. Por su parte, la realidad virtual y la realidad aumentada podrían incorporarse a la venta de viajes, e incluso, en el mundo de los eventos, como conciertos.

La implementación de la inteligencia artificial y de los modelos analíticos permiten conocer cuáles son las necesidades de los clientes. Es previsible, entonces, que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personas. Por ejemplo, una máquina de café puede volver a comprar el producto favorito del propietario al agotarse. Las compañías también podrían valerse de los datos para implementar la opción de un envío anticipado.

Hoy resulta fundamental entender cómo se vinculan los tres lados del triángulo: sociedad, economía y tecnología. La gran influencia de la informática dio comienzo a la llamada “sociedad del conocimiento”, lo que originó nuevos puestos de trabajos y trabajadores antes no previsibles. El proceso de transformación digital post-coronavirus sólo demarcará la importancia que tienen las tecnologías para ayudarnos a sobrevivir en un mundo cada vez más digital.

Fuente: Infobae / Diego Nagy

Deja un comentario