Secretaría del Trabajo da apoyo a sindicatos para que cumplan con los cambios estatutarios

El titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral Esteban Martínez Mejía dijo que todo lo que se ha incluido en la reforma laboral cumple con las especificaciones del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), por lo que ahora sólo corresponde a que se cumplan los tiempos para la implementación de la misma en los próximos cuatro años.

Establecer guías para la adecuación de los estatutos, habilitar una plataforma exclusiva, promover protocolos, son algunos de los mecanismos que emplea la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) para “facilitar” a las organizaciones sindicales que lleven a cabo los cambios que den cumplimiento con la nueva Ley Federal del Trabajo que busca “sindicatos fuertes, democráticos y condiciones laborales”, dijo Esteban Martínez Mejía, titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral.

En ese sentido, el funcionario dijo que la democracia sindical constituye una garantía para la protección de la libertad sindical, “se dota a los trabajadores de herramientas para participar en la toma de decisiones de su organización, tal como lo establece el artículo 386 Bis de la Ley Federal del Trabajo”.

Martínez Mejía resaltó que todo lo que se ha incluido en la reforma laboral cumple con las especificaciones del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), por lo que ahora sólo corresponde a que se cumplan los tiempos para la implementación de la misma en los próximos cuatro años.

Añadió que existen sindicatos que desde hace tiempo se rigen por procesos democráticos y muchos otros tendrán que habituarse a ellos, “de conformidad con los cuatro mecanismos establecidos en la Ley Federal del Trabajo, el primero será para la elección de los dirigentes sindicales a través del voto personal, libre, secreto y directo”.

Dijo que la apuesta de la reforma laboral publicada el pasado primero de mayo “es garantizar la existencia de sindicatos fuertes, con representatividad auténtica y legitimidad suficiente para negociar condiciones de trabajo favorables para sus agremiados, y ello sólo puede lograrse a través de la participación efectiva de los trabajadores en la vida interna del sindicato”.

Fuente: El Economista / María del Pilar Martínez

Deja un comentario