Se perdieron más de 550 mil empleos en abril por el COVID-19; puestos permanentes, los más afectados

Durante abril pasado, el primer mes completo de cuarentena en México para frenar la propagación del COVID-19, se perdieron en el país 555,247 empleos formales, lo que significó unos 18,508 despidos netos diarios, en promedio, de acuerdo con el reporte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Esta cifra es histórica, pues nunca, en cualquier mes, se habían dado tantas bajas laborales. Al sumarse la pérdida de empleos de marzo, que fue de 130,593 plazas, en los últimos dos meses el conteo de despidos netos es de 685,840.

Lo anterior significa que en solo dos meses se ha perdido 3.3% del empleo formal que existía en el país antes del inicio de la pandemia por el coronavirus, al pasar de 20,613,536 asegurados al cierre de febrero a 19,927,696 al 30 de abril pasado.

Para poner la cifra en perspectiva, en la crisis económica del 2008-2009, la más reciente por la que ha atravesado México, de noviembre del 2008 a mayo del 2009, hubo una pérdida neta de 696,438 empleos formales, lo que significó, en siete meses, la pérdida de 4.8% de los empleos formales que había previo al estallido de la crisis.

En su comparación interanual, el número de trabajadores asegurados en el IMSS descendió 2.2% durante abril, observándose por primera vez una contracción en esta variable luego de 123 meses continuos de expansión que comenzaron en enero del 2010. La contracción de abril fue, además, la mayor desde octubre del 2009, cuando se observó una caída de 3.4%.

“Abril del 2020 fue el peor mes para el empleo formal desde que tenemos datos. No obstante, el empleo formal se redujo más al principio de abril que al final. Esto nos da la esperanza de que la reducción del empleo en mayo será menor que en abril”, dijo David Kaplan, especialista de mercados laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El IMSS detalló que “la disminución en el primer cuatrimestre del 2020 es de 493,746 puestos de los cuales, el 67.2% corresponden a empleos permanentes”. Sin lugar a dudas, “podemos ver que la pérdida de empleo es superior a la registrada en el 2009 cuando se ocurrió la influenza, hoy en un sólo mes se perdieron lo de todo un año”, dijo María Fonseca, del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey.

La mayor pérdida de puestos de trabajo en abril fue en el renglón de permanentes, pues en abril fueron 365,814 plazas que se dieron de baja en las nóminas.

Fuente: El Economista / María Del Pilar Martínez

Deja un comentario