Respuesta fiscal de México a efectos del COVID, entre las más bajas en Latinoamérica

La respuesta fiscal impulsada por México para atenuar los impactos de la pandemia de COVID-19 es una de las cinco más bajas en Latinoamérica, aseguró ayer la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El país ha destinado 1.1% de su Producto Interno Bruto (PIB) a medidas para contener el efecto económico de la crisis sanitaria, proporción inferior a la de Costa Rica, Uruguay, República Dominicana y Haití, añadió.

En general, en América Latina el promedio de los apoyos fiscales equivale a 3.2% de la actividad económica de la región. Encabeza El Salvador, que ha gastado 11.1% de su PIB para dicho propósito, en parte apoyado por un préstamo de 389 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo con la CEPAL, esos paquetes contemplan medidas de gasto público, alivio tributario y apoyo de liquidez respaldado por los Gobiernos de la región. Sin embargo, dado que esas naciones ya arrastraban un limitado espacio fiscal, debido a que en 2019 la deuda promedió 45.2% del PIB, el margen se verá aún más acotado, debido a las mayores necesidades de gasto y menor recaudación.

En el Panorama Fiscal 2019 la organización destaca que dichos paquetes de apoyos son apenas un primer paso en lo que podría ser un largo camino hacia la recuperación de la región.

Con endeudamientos ya altos, la zona deberá reforzar sus apoyos fiscales para contribuir a la reactivación de la actividad económica, la inversión y la creación de empleo de calidad.

Estima que, con una deuda del sector público de 47% del PIB en 2019 y una recaudación promedio de 16.4%, esta última bajará 0.2 este año.

La evasión fiscal duplica apoyos para la pandemia

La CEPAL recalcó la necesidad de combatir la evasión fiscal para captar mayores recursos. Estima que la región perdió 325 mil millones de dólares –equivalentes a 6.1% del PIB– en 2018 por incumplimiento tributario.

Algunos sistemas tributarios generan menos de 50% de ingresos por concepto de impuesto sobre la renta, lo que resulta en brechas de entre 0.7 y 5.3%. En el caso de México, expone que el incumplimiento de ese gravamen es de 18.7% e implica una brecha entre lo que se recaudó y debió percibir de 0.9%.

Fuente: La Jornada / Dora Villanueva

Deja un comentario