Repensar las prioridades de los negocios: inversión en el talento humano

La crisis de COVID-19 ha demostrado que, si bien las empresas han duplicado las inversiones en tecnología durante la última década, muchas de ellas han invertido poco en capacitar a sus trabajadores para adaptarse a las nuevas formas de trabajo.

La crisis ha empujado a las organizaciones a tomar medidas inmediatas, incluido un cambio repentino al trabajo remoto y la implementación de nuevas formas de trabajo, según Deloitte.

Sin embargo, los líderes de empresas no están prestando suficiente atención al panorama general: desarrollar una fuerza laboral preparada para el futuro.

Al llevar a cabo uno de los estudios más completos de tendencias de capital humano, la consultora internacional Deloitte encuestó a aproximadamente 55 mil líderes empresariales durante 10 años para encontrar formas de garantizar que los trabajadores sigan siendo adaptables en un panorama tecnológico en constante cambio.

Los hallazgos también mostraron que sólo el 17% de los líderes están haciendo importantes inversiones para volver a capacitar a los empleados para apoyar su estrategia de inteligencia artificial (IA).

El informe señaló que a medida que las habilidades técnicas se vuelven obsoletas con bastante rapidez en el entorno cambiante de hoy en día, es fundamental utilizar métricas de la fuerza laboral para obtener información sobre la recapacitación de los trabajadores.

Sin embargo, es menos probable que las organizaciones recopilen métricas de la fuerza laboral en varias áreas críticas, incluyendo el “estado de la recapacitación”, ya que solo el 14% de los encuestados recopilan análisis en esta área.

Los líderes reconocen la importancia de la recapacitación, con la mitad (53%) de los encuestados que esperan que su fuerza laboral cambie sus habilidades y capacidades en los próximos tres años.

A pesar de esto, solo el 16% de los líderes empresariales planean hacer un aumento significativo de la inversión en la reinvención continua de la fuerza laboral durante los próximos tres años.

Aunque las organizaciones están probando una variedad de estrategias para preparar su fuerza de trabajo en el futuro, el 68% de los encuestados informan que sus organizaciones actualmente solo están haciendo inversiones moderadas en reestructuración o ninguna inversión.

Un tercio (32%) de los líderes identificó la falta de inversión como la mayor barrera para el desarrollo de la fuerza laboral en su organización, con solo el 17% de los encuestados expresando confianza “en gran medida” de que sus organizaciones pueden anticipar las habilidades que sus organizaciones necesitarán en tres años.

“COVID-19 ha creado un momento clarificador para el trabajo y la fuerza laboral”, dijo Erica Volini, directora y líder mundial de capital humano en Deloitte Consulting.

“Si bien, la tecnología proporciona una plataforma tremenda para la reinvención, las organizaciones deben darse cuenta de que reinventar el trabajo se trata de construir una cultura en la que los trabajadores puedan prosperar creando significado en el trabajo, así como desarrollar un nuevo nivel de resiliencia y adaptabilidad para manejar eventos disruptivos.

“Este momento extraordinario es cuando las organizaciones deben identificar e invertir en las capacidades de los trabajadores, desarrollar nuevas estructuras de equipo y evaluar cómo aprovechar mejor la fuerza laboral alternativa.

“Si las organizaciones no descubren cómo capitalizar la capacidad humana en el trabajo, no sólo sub-optimizarán el potencial que crea la tecnología, sino que obstaculizarán la reinvención requerida para prosperar en el contexto de esta pandemia y más allá”.

Fuente: Human Resources Director / Nurhuda Syed

Deja un comentario