Reparto de utilidades de 10% quita competitividad a las empresas en México: expertos

Patrones, trabajadores y Gobierno determinaron mantener el reparto de utilidades (PTU) en 10%, lo que divide opiniones entre especialistas ya que consideran que México está fuera de toda competitividad.

“El concepto de PTU deja a las empresas fuera de toda competencia, tomando en consideración que al día de hoy la tasa corporativa, tomando en consideración el ISR, más los dividendos es del 37% y si le sumas el 10% de las participaciones de las utilidades, el costo de hacer negocios en el país se eleva a un 47%”, estimó el abogado laboral Oscar de la Vega.

Detalló que “también resulta este porcentaje muy costoso para las grandes empresas y poco atractivo para las inversiones extranjeras. Mientras que en los Estados Unidos la tasa corporativa del impuesto se redujo a 20%, en México, las empresas están sujetas a un Impuesto Sobre la Renta que, considerando el impuesto a los dividendos, puede alcanzar un 37%, que sumado al pago de la PTU llega a un 47%. Si el patrón fuese una persona física, la tasa del impuesto, incluyendo la PTU, puede llegar al 52%”, indicó De la Vega.

Destacó que desde hace 35 años no se ha movido el porcentaje de las utilidades al que tienen derecho los trabajadores, sin considerar los cambios que ha sufrido la economía nacional durante todo este tiempo.

En ese mismo sentido coincidió Fernando Yllanes, presidente de la Comisión de Seguridad y Trabajo de la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), pues dijo que la PTU se creó en una época en la que el mercado y la economía mexicana eran muy distintas, “estamos entrando a un nuevo proceso de relación comercial y evidentemente el porcentaje que se paga de PTU es muy alto; no obstante, es un gran acuerdo tripartita”.

Cabe recordar que desde el 4 de marzo de 1985, en que la tercera Comisión fijó el porcentaje en un 10% para la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas, las subsecuentes comisiones han mantenido el mismo porcentaje.

En gran medida, “ésta es la razón por lo cual gran parte de las empresas han recurrido a la figura de la tercerización o subcontratación, muy especialmente bajo esquemas de empresas de servicios del mismo grupo, insourcing, con el fin de mantenerse competitivas, asegurar su desarrollo y viabilidad”, destacó De la Vega.

Fuente: El Economista / María Del Pilar Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *