Remesas familiares

Banorte registra 3,508.2 millones de dólares de remesas familiares en agosto y una cantidad previa de 3,531.9 millones. Esto implicaría un crecimiento de 3.4% a/a, moderándose relativo al 7.2% observado en julio. El dato seguiría siendo favorable, particularmente en un entorno aún complicado en el mercado laboral en Estados Unidos (EU). No obstante, gran parte de la desaceleración estaría explicada por la expiración del pago adicional semanal de 600 dólares como parte de los beneficios extendidos por seguro de desempleo.

Si bien el presidente Donald Trump firmó una extensión temporal de 300 dólares a la semana hasta el 8 de agosto, sin embargo, su implementación tuvo muchos contratiempos, con estados recibiendo los recursos hasta mediados y finales del mes. De acuerdo con reportes, algunos de los primeros en entregar el pago fueron Arizona, Luisiana, Missouri, Tennessee y Texas, con el último clave considerando la prevalencia de migrantes mexicanos en ese estado. A pesar de esta medida, y considerando las fallas del programa, creemos que este será el principal factor detrás de la desaceleración de las remesas, considerando que para muchos migrantes este ingreso era incluso mayor a lo que recibían en sus empleos.

Por el contrario, estos últimos indicadores continuaron mejorando. En específico, la tasa de desempleo entre hispanos y latinos en EU se ubicó en 10.5% desde 12.9% en julio. La cantidad de migrantes mexicanos en edad de trabajar –incluyendo “nativos”, “ciudadanos no nativos” y “no ciudadanos” (tanto legales como ilegales)–, ya sea en la fuerza laboral o no, aumentó en 489,547 personas, acercándose a niveles pre-pandemia.

El nivel de empleo mejoró para los tres grupos, con un avance total de 668,307 y ganancias concentradas en ‘nativos’ y ‘no ciudadanos’. Esto es favorable ya que creemos que este último grupo tiende a enviar mayores recursos. Con estos resultados, el empleo para los tres grupos se mantiene debajo de lo visto en febrero por 1.7 millones de plazas, todavía aludiendo a una situación complicada.

En términos de migración, reportes señalan que dos tercios de los trabajadores del servicio de migración y ciudadanía fueron separados temporalmente de su empleo, impactando la velocidad de los trámites de la institución. Esto podría resultar en retrasos tanto en visas como permisos de trabajo, pudiendo tener un impacto desfavorable en la entrada de nuevos migrantes al mercado laboral. El tipo de cambio se apreció nuevamente en el mes al pasar de 22.40 pesos por dólar en promedio en julio a 22.21. Dado el ajuste relativamente moderado, probablemente no tendrá un efecto sustancial en esta ocasión.

De materializarse nuestro pronóstico, el flujo de entrada habría acumulado 26,330 millones de dólares en lo que va de 2020, creciendo 9.1% a/a. Si bien mantenemos nuestro estimado de todo el año en alrededor de 36,000 millones de dólares, este dato será clave para considerar una revisión, a juzgar por el potencial impacto de un menor estímulo fiscal. En este sentido, seguiremos atentos a la posibilidad de un nuevo acuerdo en el Congreso en EU, aunque las posibilidades de que suceda previo a la elección se ven bajas.

Fuente: Banorte Análisis Económico

Deja un comentario