Regresando al lugar de trabajo

Con el regreso a las operaciones de actividades no esenciales, las empresas comienzan a establecer los procesos para la reapertura de sus organizaciones o fábricas. Sin embargo, traer de vuelta a la gente a las oficinas y lugares de trabajo no será una tarea menor. Cada compañía es única y tendrá que tener consideraciones especiales.

Algunos tienen trabajadores con tareas que les permiten seguir laborando de forma remota, mientras otros tienen fábricas que necesitan activarse o puntos de venta, tiendas y otros espacios que requieren echar a andar nuevamente.

De vuelta a la “nueva normalidad”

Actualmente, las empresas tienen más información y han detectado las áreas que están siendo más afectadas por la situación económica que ha generado la expansión del COVID-19. Asimismo, están empezando a tener un panorama más claro a mediano y largo plazos para poder llevar a cabo las acciones necesarias para regresar a la “nueva normalidad”, a medida que la situación lo permita.

Al preguntar a los directores de finanzas (CFO por sus siglas en inglés) sobre su transición a la normalidad, casi dos tercios (64%) de los participantes mexicanos respondió a la encuesta CFO Pulse: Impactos financieros del COVID-19 en las empresas que planea hacer el trabajo remoto una opción permanente para los roles que así lo permitan, en tanto que el 60% señaló que planea tomar las medidas pertinentes para acelerar su proceso de automatización, lo que muestra la importancia de la transformación tecnológica en el futuro inmediato.

Otros resultados de esta encuesta muestran que el 77% cambiará las medidas y requerimientos de seguridad en el espacio de trabajo (por ejemplo: uso de máscaras u ofrecer pruebas a los trabajadores); 22% evaluará nuevas herramientas para apoyar el seguimiento de la ubicación de la fuerza laboral y el rastreo de contactos; 65% reconfigurará los sitios de trabajo para promover el distanciamiento físico; 26% reducirá la huella inmobiliaria (por ejemplo, apertura parcial de oficinas o puntos de venta); y 52% cambiará turnos y/o alternará equipos para reducir la exposición.

Los pormenores de la vuelta a la nueva normalidad aún están por definirse y serán diferentes para cada industria y organización. En materia laboral surgirán nuevas medidas para proteger la salud y bienestar de los empleados en el lugar de trabajo, así como estrategias para impulsar la productividad, independientemente si trabajan desde las instalaciones de la empresa o de manera remota.

Fuente: Price Waterhouse Coopers

Deja un comentario