Prohibir outsourcing encarecerá operación de empresas: COPARMEX

La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) advierte que el gasto de operación para las empresas aumentará 10% con la prohibición del outsourcing como lo propone el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

“Con la eliminación del outsourcing y el insourcing estarías incrementando a las empresas 10% de costo adicional de la mano de obra y nos iríamos alrededor de 40% del pago de impuesto sobre la renta (ISR), dividendos, impuestos sobre nómina y la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU), cuando en Estados Unidos pagan 21%”, afirma Octavio Benavides, vicepresidente de la Comisión Nacional Laboral de la COPARMEX.

Si cortan de tajo el outsourcing y el insourcing utilizados mucho en los últimos años por ser legal, a las empresas globales ya no les será atractivo invertir en México, dice el representante mencionado.

Además, México perderá competitividad en materia de inversión y laboral si se aprueba la iniciativa enviada por el presidente a la Cámara de Diputados, agrega el directivo de COPARMEX a Forbes México.

Al instante, el costo de la mano de obra y gastos de operación para las empresas, especialmente las globales, se incrementará con la eliminación del esquema de subcontratación, explica el también director de Relaciones Laborales y Salud Laboral de Grupo Industrial Saltillo.

“En COPARMEX la propuesta que tenemos, y no protesta, es ‘sí a la regulación y no a la prohibición del outsourcing‘”, manifiesta Octavio Benavides.

“Creemos que con la prohibición de la subcontratación de personal estaremos arreglando un problema que es la ilegalidad dentro de la industria, pero se abrirá otro más grande como la informalidad y la inseguridad”, declara.

En ese sentido, advierte que 4 millones 600 mil trabajadores se verán afectados por la iniciativa presidencial.

De ese total, prevé, algunos pasarían a ser contratados por la empresa que recibía el servicio de subcontratación, pero otros no serían recontratados, por lo que terminarán en el desempleo y se sumarán a las filas de la informalidad o tendrán que buscar otro empleo en plena crisis económica y sanitaria de COVID-19.

Fuente: Forbes / Enrique Hernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *