¿Por qué se debe regular la subcontratación?

La subcontratación (también conocida como outsourcing o tercerización) es una actividad legal en México, capaz de crear empleos formales a gran escala y de incentivar el desarrollo económico. Se trata de un esquema ampliamente utilizado en los países más desarrollados, en especial, en Canadá y Estados Unidos, nuestros socios de América del Norte. No obstante, es indispensable que las autoridades, el sector privado y la sociedad civil unan esfuerzos para poder aprovechar todo el potencial de este modelo, ofreciendo la certeza jurídica que se requiere para operar y erradicando las malas prácticas laborales y fiscales en que incurren algunas empresas irresponsables.

En los siguientes párrafos se enumerarán las razones por la que se debe regular la subcontratación:

1. Combatir las malas prácticas. En el sector de la tercerización existen empresas que realizan malas prácticas laborales y fiscales. Dichas actividades nocivas afectan a los derechos de los trabajadores, se dan en todo el mundo laboral y se presentan con más frecuencia en la contratación ordinaria. Un padrón nacional de empresas de subcontratación podría erradicar estos males y acabar con las consecuentes afectaciones que padecen los trabajadores.

2. Combatir la competencia desleal. En la industria de la subcontratación existen empresas serias, legales y profesionales que prestan sus servicios de conformidad con la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social y demás leyes laborales. Estas empresas respetan todos los derechos laborales de sus trabajadores, los tienen registrados con salarios íntegros en el IMSS y acatan las disposiciones legales de las autoridades. Sin embargo, existen otras empresas que realizan malas prácticas laborales y fiscales, que les permiten ofertar sus servicios ilegales en un costo muy inferior al que ofrecen las empresas que sí cumplen la ley, constituyendo una competencia desleal para las empresas profesionales.

3. No perder competitividad. Nuestros socios comerciales Estados Unidos de América y Canadá son usuarios intensivos de la subcontratación. El número de trabajadores por outsourcing que laboran en los tres países de la región es de 24,945,787. Por lo que necesario regular correctamente la actividad —sin prohibirla—, para aumenta la competitividad del país frente a nuestros socios comerciales.

4. Apoyar al Gobierno Federal en su labor. La Administración Pública Federal (APF) es un usuario frecuente de la subcontratación de personal. Tan solo en 2019, las Secretarías de Cultura, Bienestar, Educación Pública, Medio Ambiente, Hacienda, Desarrollo Agrario y Función Pública subcontrataron a más de 52 mil personas (de acuerdo con datos obtenidos mediante solicitudes de transparencia).

Las figuras más utilizadas por la APF son la subcontratación, la prestación de servicios profesionales (PSP) y los honorarios bajo partida presupuestal 33901 (subcontratación).

En 2020 se prevé que la APF contratará más de 7 mil 300 nuevas plazas de trabajo, principalmente para operar los programas prioritarios federales del Gobierno de México. Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex, antes Conasupo) se dispone a contratar a más de 3 mil 600 empleados vía outsourcing.

5. Armonizar la regulación. Actualmente, la subcontratación está regulada esencialmente por los artículos 15-A a 15-D de la Ley Federal del Trabajo, pero también hay disposiciones que la norman en la Ley del Seguro Social y en la Ley del IVA. Dichas regulaciones se han realizado en diferentes épocas (2009, 2012 y 2019), lo que ha provocado una dispersión regulatoria poco armonizada. Se hace especial énfasis en lo establecido en el artículo 1-A de la LIVA, en cuya fracción IV se hace una descripción de la subcontratación más amplia que la establecida por el artículo 15-A de la Ley Federal de Trabajo. Esto ha ocasionado una serie de confusiones de autoridades fiscales y contribuyentes sobre su aplicación.

Fuente: TallentiaMX

Deja un comentario