Pierde ritmo reactivación del empleo formal

En enero pasado perdió ritmo la reactivación del empleo formal en México, al registrarse la creación de 47,919 puestos de trabajo, cifra 30% inferior a la observada en enero de 2020 y la cifra más baja para un primer mes de año desde el 2014, de acuerdo con cifras divulgadas el pasado viernes 12 de febrero por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Además, la totalidad de las contrataciones netas del mes fueron de carácter eventual, fenómeno que no se observaba desde también desde el 2014, si bien durante los meses de enero suele observarse un fuerte componente de contrataciones de carácter temporal.

La variación neta de enero resultó de saldar así la creación de 51,291 empleos eventuales con la pérdida de 3,372 trabajos con contrato permanente. Las contrataciones netas de enero representan también la cifra más baja de altas laborales en lo que va de la reactivación del mercado laboral tras la masiva suspensión de actividades económicas durante abril y mayo del año pasado para frenar el COVID-19.

A nivel desagregado, lo anterior se reflejó en los despidos observados en sectores como el de servicios para empresas, personas y el hogar (turismo, gastronomía, etc.), donde se tuvo una pérdida de 56,943 empleos, o en el comercio, donde se dieron de baja a 38,752 trabajadores.

“En la medida en la que retomen las actividades en los diferentes sectores de la economía podría darse una recuperación del empleo, han seguido las restricciones, como es el caso del sector servicios, pero esto podría cambiar en la medida en que avance la apertura de comercios”, dijo Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF).

De acuerdo con especialistas, enero se caracteriza por ser el mes en el que se registra la mayor recuperación de empleo en el año, incluso, el titular del Ejecutivo Federal, pronosticó que habrían más de 75,000 puestos de trabajo nuevos; sin embargo, los empleadores no ampliaron de manera significativa la contratación.

Al 31 de enero hubo en el país 19,821,651 trabajadores registrados ante el IMSS, cifra 3.3% inferior a la registrada en enero del 2020, cuando había 20,490,397 empleados.

Luego de que de enero a julio del año pasado se perdieran a causa de la pandemia de COVID-19 1,117,584 empleos, de agosto a noviembre se recuperaron 555,600 –casi 140,000 empleos mensuales–, lo que animó al Primer Mandatario a afirmar que para marzo de este año se conseguiría volver al nivel de empleo previo a la pandemia, es decir 20,613,536 plazas.

No obstante, en diciembre se observó la pérdida de 277,820 empleos –en línea con la tendencia de despidos estacionales de cada diciembre– con lo que a enero la cifra de empleos recuperados es de 325,699, cifra que representa apenas 29.1% de los empleos perdidos entre marzo y julio del año pasado.

En este contexto, Carlos Ramírez, consultor de Integralia, comentó que “el empleo perdido durante 2020 no se recuperará en el primer trimestre de 2021; ya que parece seguirá un patrón muy similar al de la crisis de 2008”.

De acuerdo con los especialistas en economía del sector privado que encuesta mes con mes el Banco de México, en enero pasado la media del pronóstico de generación de empleo formal neta para el 2021 era apenas de 382,000 empleos al cierre del año, con lo que de materializarse el año terminaría con 20,093,732 trabajadores inscritos al IMSS, cifra aún lejana de los niveles prepandemia.

“Estamos muy lejos de los números positivos en empleo, hacen falta incentivos que contribuyan a las empresas a realizar mayores contrataciones”, comentó por su parte Armando Leñero, del CEEF.

Fuente: El Economista / María Del Pilar Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *