Pérdida de empleos y violencia: consecuencias del COVID-19 para las mujeres

Por Vanessa Hernández

Es indispensable exponer que la coyuntura del COVID-19 ha multiplicado la vulnerabilidad de las mujeres en todos los ámbitos. Por ello, hoy más que nunca debemos recordar la necesidad de seguir luchando por combatir la violencia contra la mujer y por garantizar la equidad de género.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha señalado que las mujeres son un sector altamente vulnerable y que las medidas para mitigar el COVID-19 han exacerbado los problemas que afrontan habitualmente:

  1. Aumento de la carga de trabajo no remunerado por prestación de cuidados.
  2. Violencia y acoso en todos los lugares.
  3. Desigualdad de género.

Cuando se impusieron las medidas del aislamiento social, millones de mujeres en todo el mundo tuvieron que redoblar esfuerzos para cuidar su empleo y atender a su familia. Según la OIT, el 41% de las mujeres están empleadas en sectores en el que corren un alto riesgo de perder su puesto de trabajo.

En nuestro país, la pandemia por el COVID-19 ha dejado claro que uno de los mayores problemas que engloba la pérdida de empleos se da en la informalidad, donde muchas personas se encuentran. En días pasados el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que, en abril de 2020, cerca de 10 millones personas que se encuentran en el sector informal se quedaron sin empleo. Las mujeres que trabajan en dicho sector representan el 55%, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y son quienes corren un riesgo más elevado de perder sus ingresos, a comparación de los hombres.

En relación a la violencia contra la mujer, entre enero y febrero de 2020, antes de que las autoridades de nuestro país impusieran el confinamiento para mitigar los contagios por coronavirus, se registraron 166 presuntas víctimas del delito de feminicidio y 466 víctimas mujeres de homicidio dolosos, sumando un total de 632 víctimas en todo el país. En el confinamiento, la situación no mejoró, tan solo en abril pasado se denunciaron 267 homicidio dolosos contra mujeres y se registraron 26 mil llamadas de violencia de género, 21.6% más de los casos habituales.

Por otro lado, otra de las repercusiones que tuvieron las medidas del aislamiento social fue la mayor exposición a la explotación sexual de las mujeres y jóvenes en contextos de informalidad laboral o precarización de condiciones de trabajo en el mundo, según ONU Mujeres.

Actualmente, México ingresó a la etapa de la “nueva normalidad” en la que las mujeres deben ser tomadas en cuenta, reconociéndose los problemas que viven día a día y que las vuelven más vulnerables en este contexto.

Sobre todo, el país y el mundo necesitan recuperar empleos de hombres y mujeres por igual. Se requieren de políticas públicas que garanticen verdaderamente la equidad de género en los lugares de trabajo. En este sentido, la OIT ha recomendado los esquemas flexibles como una opción para la recuperación de empleos.

La subcontratación, al ser un esquema de trabajo flexible, puede ayudar a la recuperación de empleos especialmente para las mujeres. En nuestro país, hay 2.6 millones de mujeres que trabajan bajo un esquema de subcontratación y casi un millón son madres solteras. Un esquema como la tercerización ha demostrado ofrecer mayores oportunidades para un sector que ha sido perjudicado histórica y coyunturalmente por la violencia de género en todas sus formas. Las mujeres también son clave en la reactivación económica.

*Vanessa Hernández es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y analista política de TallentiaMX, vanessa.hernandez@tallentiamx.com

Fuente:

  • Cepal, El desafío social en tiempos del COVID-19, 2020. Disponible en: https://bit.ly/3gWuVK8
  • La Jornada. Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim). Disponible en: https://bit.ly/2MvWdcA
  • La Jornada. Homicidios de mujeres se elevan a 267 en abril, máximo histórico. Disponible en: https://bit.ly/2zUrjIe
  • ONU Mujeres. COVID-19 y su impacto en la violencia contra las mujeres y niñas. Disponible en: https://bit.ly/2BvO31r
  • Organización Internacional del Trabajo (OIT). La respuesta frente al COVID-19: fomentar la igualdad de género para un mejor futuro para la mujer. Disponible en: https://bit.ly/2BvOetD

Deja un comentario