Pequeñas y medianas empresas, las más afectadas por la pandemia

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son, por el momento, las más afectadas en materia de empleos por la pandemia del COVID-19. Aunque no se prevé la quiebra de grandes consorcios comerciales, las de menor escala serán las que tengan peores consecuencias en el futuro, afirmó este martes el banco Ve por Más (Bx+).

Ante esto, el Gobierno debería tomar medidas de apoyo fiscal a la brevedad para que las pymes puedan mantener a la mayoría de sus empleados y cuenten con flujo de efectivo suficiente para aminorar la crisis causada por el coronavirus.

Juan Rich, director de análisis y estrategia bursátil, indicó que las medidas que han tomado las grandes empresas en el país han sido un factor clave para evitar la pérdida de empleos, pero las firmas de menor escala se han tenido que ver obligadas a realizar el recorte de personal.

“En la parte del sector de restaurantes, puede ser de los más impactados, debido a que no sólo cuenta con una base grande de empleados, sino que tiende a ser un sector donde generalmente se tiene salarios muy bajos. En las empresas de la bolsa no hemos visto recortes masivos, sin embargo, el recorte de plazas sí se ha dado en las pymes, que a final del día son las que soportan la mayor parte de empleos del país”, refirió en videoconferencia.

Alejandro Saldaña, economista en jefe de Bx+, precisó que para mitigar los impactos a las empresas pequeñas y medianas, el Gobierno podría optar por implementar una serie de medidas fiscales para dar créditos a este tipo de firmas, con tasas cercanas a 2% y condicionados a mantener la plantilla laboral, tal como se ejecuta en Estados Unidos.

El economista en jefe apuntó que, por otra parte, el Gobierno debería expandir la erogación del gasto público de forma inteligente, es decir, “financiar proyectos que sean rentables, que generen crecimiento económico no solo ahora, a futuro”.

“Poco probable” alcanzar crecimiento de 4% al final del sexenio

Alejandro Saldaña señaló que, con los impactos que ha generado la crisis del coronavirus, es “poco probable” que el Gobierno alcance la meta de tener un crecimiento de 4% hacia finales del sexenio, y en el corto plazo, las estimaciones no superan el dos por ciento.

Para este año, dijo Saldaña, el banco estima que la actividad económica tenga una caída cercana a 7.5%, y la recuperación en 2021 será “modesta” con una proyección que no supera el 1.6%.

Fuente: La Jornada / Julio Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *