Los estragos del coronavirus en México y en el mundo

Por Vanessa Hernández

México y el mundo están atravesando una crisis sanitaria a causa de la pandemia por el coronavirus, la cual está provocando una reducción sin precedentes de la actividad económica y del tiempo de trabajo, lo que derivará en consecuencias negativas para la economía y el mundo laboral.

Diversos organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han realizado estimaciones tanto de la caída que se espera del Producto Interno Bruto (PIB), como de la pérdida de empleos. El FMI prevé que a nivel mundial la economía se contraerá en un 3% este año y para México la caída del PIB podría ser de hasta un 6.6%.

Una vez que la situación económica se complica y las empresas se enfrentan a reducciones en su producción y a pérdidas de liquidez, millones de trabajadores están expuestos al despido y/o a la disminución de sus ingresos. Las consecuencias son especialmente graves para aquellos trabajadores de la economía informal, los cuales además no cuentan con seguridad social.

La OIT estima que a nivel mundial, 2,000 millones de personas trabajan en el sector informal (la mayoría en las economías emergentes y en desarrollo) y corren un riesgo especial en esta crisis. En México, hay un 63.3% de trabajadores informales.

El efecto negativo de la pandemia en nuestro país también se puede agravar debido a que no se cuenta con un modelo de trabajo flexible, que permita aminorar la pérdida de empleo e ingresos.

Las medidas de distanciamiento tomadas para mitigar el COVID-19 han afectado al empleo directamente. Las recientes estimaciones de la OIT apuntan que, a nivel mundial, entre abril y junio de 2020, habrá una pérdida del empleo de alrededor del 6.7% de horas trabajadas, el equivalente a 195 millones de trabajadores a tiempo completo. En el mismo periodo, el empleo del 51.5% de trabajadores mexicanos podría estar en riesgo, es decir, cerca de 28 millones de empleos se podrían perder en México, según Roger Gomis, economista de la OIT.

Aunando a lo anterior, el pasado 8 de abril se indicó por parte de la secretaria Luisa María Alcalde, titular de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, que se han perdido 346, 878 puestos de trabajo en un periodo de 25 días (del 13 de marzo al 6 de abril) en nuestro país. Del total de los empleos formales perdidos, el 56% se registraron en 6 entidades del país: Quintana Roo, Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, Estado de México y Tamaulipas.

Debido al complicado escenario que se prevé, distintos organismos han hecho hincapié en la falta de medidas oportunas y adecuadas para enfrentar las crisis por el coronavirus. El banco de inversión suizo, UBS, afirma que la respuesta del gobierno mexicano es una de las más débiles del mundo para proteger la actividad económica y el empleo. La OIT ha insistido en que se debe apoyar a las empresas para proteger a los trabajadores, además de planificar estratégicamente políticas macroeconómicas para reactivar la economía.

A medida que transcurra la pandemia y la crisis económica supere a la crisis sanitaria, los países de ingresos bajos y medios, en especial México, necesitaran de medidas de alivio que van desde adaptar nuevas modalidades de trabajo (por ejemplo, el teletrabajo y la subcontratación), brindar seguros de empleo, ofrecer ayuda fiscal y financiera a las empresas, hasta fortalecer el diálogo entre gobiernos, sector privado y trabajadores. Además, organismos internacionales han insistido en que el reto visible que dejará la pandemia del coronavirus, es reducir los índices de informalidad en el mundo.

Fuente:

Organización Internacional del Trabajo. El COVID-19 y el mundo del trabajo. Segunda edición Estimaciones actualizadas y análisis. Consultado en: https://n9.cl/gvd0

*Vanessa Hernández es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y analista política de TallentiaMX, vanessa.hernandez@tallentiamx.com

Deja un comentario