Ley de Asistencia, Alivio y Seguridad Económica ante el Coronavirus de EUA

La respuesta sin precedentes a la pandemia de COVID-19 ha priorizado mantener a las personas separadas para frenar la propagación del virus. Si bien las medidas como el cierre de negocios y las restricciones de viaje son efectivas para combatir una pandemia, también tienen un impacto en la economía.

Para ayudar a enderezar el barco, los legisladores y el presidente de los Estados Unidos de América (EUA) aprobaron la Ley de Asistencia, Alivio y Seguridad Económica ante el Coronavirus  (Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act), también conocida como la CARES Act. Dicha ley se convirtió en el estímulo económico más grande de la historia moderna con $2.2 trillones de dólares (10 por ciento del producto interno bruto (PIB) de EUA) de apoyo, duplicando la ley de estímulo aprobada en 2009 durante la crisis financiera.

Apoyo a pequeñas y medianas empresas.

La ley asigna $349 billones para apoyar a las pequeñas empresas a mantener su nómina y algunos gastos generales durante el período de emergencia. El objetivo declarado es mantener a los trabajadores remunerados y empleados durante el período de emergencia.

Cualquier empresa, organización sin fines de lucro, organización de veteranos o negocio que tenga menos de 500 empleados, o bajo el estándar de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA por sus siglas en inglés) si es mayor de 500 empleados, o menos de 500 empleados por ubicación física para todos los negocios de servicios de alimentos y alojamiento, es elegible. Pueden recibir un préstamo de Interrupción de Pequeñas Empresas hasta 2.5 veces su nómina mensual promedio, hasta un máximo de $10 millones de dólares.

Los préstamos pueden usarse para cubrir nóminas, beneficios y salarios, así como pagos de intereses, alquileres y servicios públicos. No se cobran tarifas y no se requieren garantías colaterales y personales. Los pagos se difieren por un mínimo de seis meses, hasta un año y no hay sanciones por pago anticipado.

Seguro de desempleo pandémico

El plan de estímulo extiende tanto la elegibilidad como los montos de beneficios por desempleo relacionados con la emergencia actual. El plan extiende la duración de los beneficios regulares de desempleo desde las 26 semanas normales hasta las 39 semanas para los trabajadores afectados. Extiende el pago de beneficios también a la primera semana de desempleo, donde las leyes estatales no lo prohíban. También financia un nuevo beneficio de compensación federal por desempleo pandémico de $ 600 dólares por semana, además del beneficio regular de desempleo hasta fines de julio de 2020.

Estímulos fiscales y créditos para negocios.

La CARES Act crea un nuevo crédito de retención de empleados contra los impuestos de empleo para alentarlos a retener y pagar a sus empleados, durante el trimestre cuando la operación comercial se suspende parcial o totalmente, debido al coronavirus.

Los impuestos sobre la nómina del empleador se diferirán. Los pagos de impuestos sobre la nómina se diferirán para 2021. Las pérdidas operativas comerciales de este año se pueden transferir hasta por cinco años. Los impuestos especiales sobre el alcohol utilizado para producir desinfectante para manos se suspenderán para 2020.

A parte, el Departamento del Tesoro y el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) anunciaron que las declaraciones de impuestos y los pagos de todos los impuestos federales sobre la renta vencerá el 15 de julio de 2020. Los contribuyentes no están obligados a presentar ninguna documentación para aprovechar este aplazamiento y no se acumularán intereses ni multas en relación con esta extensión.

Estabilización Económica

Para proporcionar liquidez a las empresas e industrias más afectadas, el plan de estímulo de coronavirus asigna $ 500 billones para préstamos y garantías. Esto incluye $ 25 billones para aerolíneas de pasajeros, $ 4 billones para transportistas de carga aérea y $ 17 billones para empresas consideradas críticas para la seguridad nacional.

Fuente: Investopedia / Jim Chappelow

Deja un comentario