Las startups crecen rápidamente a través de la subcontratación

En todo EU, miles de pequeñas empresas están iniciando un negocio con una inversión mínima. Muchas usan medidas tradicionales de reducción de costos: compartir espacio de oficina o contratar trabajadores temporales; pero otras recurren a Internet. Utilizando un conjunto de servicios en línea baratos, estas compañías ahora pueden esencialmente externalizar a todo su personal.

Estos servicios no son todos nuevos. En 2005 en Las Vegas, Valerie Johnson tenía un producto en mente, ropa de dormir para adultos, y alrededor de $50,000 USD de su propio dinero para invertir. ¿El único problema? Ella no sabía de textiles y necesitaba un fabricante. Así que Johnson entró en Alibaba.com, el sitio web chino de comercio electrónico que conecta a proveedores y compradores de todo el mundo. Rápidamente encontró cerca de 300 fabricantes de textiles en China. Después de reducir la lista a tres, se subió a un avión a China y al final de viaje ya había elegido un fabricante.

Más tarde, Johnson subcontrató el diseño de su sitio web a un diseñador que encontró en Guru.com, una especie de mercado en línea para freelancers.

Poco después de que dos grandes camiones entregaran su producto fuera de su puerta, los pedidos comenzaron a llegar. Su inversión de $50,000 se convirtió en un negocio de $ 2 millones al año, sin que Johnson incurriera en un centavo de deuda.

Pero eso es solo el comienzo. Las nuevas empresas inteligentes externalizan todo lo que pueden. Algunos emprendedores envían sus documentos legales a Legalzoom.com. Para la programación web, se dirigen a oDesk o eLance, donde los freelancers de todo el mundo ofertan por proyectos. Otras tareas diarias de rutina, desde marketing hasta redacción de textos publicitarios, pasan por AskSunday.com, una compañía virtual de asistencia personal. El negocio puede escalar, con costos fijos tan bajos que pueden salir de su bolsillo.

Las alternativas económicas en línea no son solo la base comercial del día a día. Las redes sociales también están cambiando el cómo y el precio con que las empresas pueden comercializar sus productos.

Aunque las empresas pueden subcontratar a casi todo su personal, muchas nuevas empresas aún mantienen al menos algunas cosas en su control de manera interna. Eso puede ser esencial para asegurarse de que su empresa cumpla sus promesas a los clientes.

Fuente: All Business

Deja un comentario