Las cámaras industriales y patronales en México solicitan estímulos fiscales para enfrentar la crisis

En la actual crisis ocasionada por la pandemia de COVID-19, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMÍN), la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA), la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), cuatro de las cámaras industriales más importantes de México, hicieron propuestas para enfrentar el actual desafío.

Reconocen que resultan positivas las medidas implementadas por el Gobierno Federal, como activar líneas de crédito para el sector productivo y liquidar adeudos a proveedores gubernamentales. Sin embargo, solicitaron mayores estímulos fiscales, ya que la crisis impactará en todos los sectores productivos y con mayor énfasis en las Pymes, en particular solicitan:

  • Acelerar los procesos de devolución de impuestos, por ejemplo, el Impuesto al Valor Agregado (IVA).
  • Suspender temporalmente el pago provisional del Impuesto sobre la Renta (ISR), particularmente en el sector aéreo, turístico, logística y transporte, así como del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas y diésel.
  • Suspender temporalmente los actos de fiscalización.
  • Estímulos urgentes al empleo y la inversión.
  • Mejorar la disponibilidad de financiamiento y crédito de Nacional Financiera y del Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT).
  • Negociar con las entidades federativas la reducción del impuesto sobre la nómina.
  • Impulsar un programa de inversión en construcción con 100% de contenido nacional y de infraestructura energética con al menos 50% de contenido nacional.
  • Depreciación acelerada de activos.

Por otro lado, las cámaras recomiendan:

1. Trabajo flexible y a distancia. En todos los casos en los que sea posible, se recomienda establecer esquemas de trabajo flexible (por ejemplo, home office) y horarios de trabajo flexibles (por ejemplo, turnos escalonados), para aumentar la distancia física entre los empleados y entre los empleados y terceros. Asegurar que se tienen la tecnología e infraestructura necesarias para que múltiples empleados puedan trabajar desde casa.

2. Suspensión de eventos, conferencias, foros y capacitaciones. Se sugiere suspender, reprogramar o hacer vía remota toda actividad no esencial que implique contacto de muchas personas, incluyendo eventos masivos, conferencias, foros, capacitaciones y cursos.

3. Se propone reagendar las reuniones no prioritarias. Realizarlas vía conferencia telefónica o de manera virtual cuando se pueda. Evitar asistir a reuniones, foros, capacitaciones externas de más de 20 personas. No compartir alimentos ni utensilios.

4. Cancelación de viajes internacionales. Se recomienda cancelar todos los viajes al extranjero. Vigilar la salud hasta dos semanas después de haber estado en algún país con transmisión local de COVID-19.

5. Aumentar los niveles de liquidez y efectivo disponibles y revisar la póliza de seguro de interrupción de negocios.

Finalmente, otras medidas que ayudarán a minimizar la dispersión del virus implican: Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos; al toser o estornudar, utilizar el estornudo de etiqueta; y evitar tocarse la cara con las manos, sobre todo nariz, boca y ojos. Además, fortalecer las tareas de higiene y prevención en las instalaciones, al disponer de medidas de limpieza frecuente en las superficies más tocadas, como escritorios, mesas, sillas, manijas de puertas y baños.

Fuente: TallentiaMX

Deja un comentario