La Productividad Laboral y la Subcontratación impulsan el crecimiento económico

Por Vanessa Hernández

México al ser un país en desarrollo se fortalece cuando su productividad aumenta debido a que en ella inciden diferentes factores, desde la creación de empleos formales hasta la incorporación de nuevas tecnologías. En nuestro país se miden dos tipos de productividad: Productividad Total de los Factores (PTF) y Productividad Laboral (PL).

Lo que conocemos como tasa residual es la Productividad Total de los Factores , la cual se calcula por medio del modelo KLEMS (las siglas hacen referencia a Capital (K), Trabajo (L), Energía (E), Materiales (M) y Servicios (S)).1 Por otro lado, la Productividad Laboral se mide a través de la relación obtenida entre la producción y la cantidad de trabajo incorporado en el proceso de producción, su importancia reside en relacionar el Producto Interno Bruto (PIB) con el número de ocupados en el país o el número de horas trabajadas.

El incremento de la productividad (PTF y PL) es la clave para impulsar el crecimiento económico por ello, a continuación, se presenta un análisis específico sobre la medición de Productividad Laboral y su relación con un elemento que es clave de dicho impulso: la subcontratación.

Productividad Laboral

La importancia de evaluar la productividad laboral radica en identificar aquellas actividades, sectores e incluso entidades federativas que concentran alta productividad laboral y aquellas que no, para luego realizar un trabajo en conjunto por parte de las autoridades, empresas y académicos que incidirá en aumentar dicha productividad y así contribuir a mejorar el mercado laboral.

A partir de 2008 se constituyó el Comité Técnico Especializado de Estadísticas del Trabajo y Previsión Social (CTEETPS) que lleva a cabo la tarea de definir la metodología para medir la productividad laboral. La medición puede realizarse en el ámbito de un establecimiento, de una empresa, de una industria, de un sector, de entidades federativas y de un país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en colaboración con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) cada trimestre informan sobre la productividad laboral medida con el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE).  Para fines comparativos, el CTEETPS optó por expresarlos en índices y así visualizar mediante el rango base del año 2013=100, el aumento o la baja de la productividad laboral.

La cuantificación de la productividad laboral del conjunto de la economía en México, requiere de información con cobertura nacional. La productividad mencionada de una entidad federativa tiene una fuerte relación con una diversidad de factores: el grado de educación de los trabajadores, el tamaño de las empresas, el tamaño del sector formal, el grado de desarrollo tecnológico, etcétera.2 Es necesario precisar que la medición de la productividad laboral se realiza a través de los siguientes valores cuantificables PIB, población ocupada u horas trabajadas.

La Relación de la Subcontratación y los altos índices de Productividad Laboral

Respecto a los índices de productividad laboral podemos decir que en 2009 se registró el índice más bajo del país que fue de 94.8, equivalente al -5.4% del crecimiento anual, en tanto que el más alto es el de 2014 con 2.3% del crecimiento anual y un índice de 102, año en que, a su vez, la subcontratación registró 5 175 000 de personas subcontratadas lo que equivale al 24% del total de la población ocupada.3

En las siguientes tablas se observan las entidades del país con mayor porcentaje de personal subcontratado y la tasa de crecimiento de la productividad laboral de las mismas entidades en 2014.

Al interior de México, el mercado laboral es diferente según sus sectores, subsectores y ramas económicas, sin embargo, encontramos una relación importante entre productividad laboral y subcontratación: sólo una entidad federativa (Quintana Roo) de las diez que concentran el mayor porcentaje de personal subcontratado se considera con poco crecimiento en productividad laboral anual. Esto se traduce en que las entidades donde su mercado laboral apuesta por la subcontratación se tienen mejores evaluaciones en productividad laboral.

En definitiva, al utilizar una actividad como la subcontratación, que está presente en todas las entidades del país, se impulsa el crecimiento de la productividad laboral, a su vez ayuda a sostener mayores ingresos per cápita o mejorar las tasas de interés.4

Referencias

  1. INEGI. 2015. “Calculo de los índices de productividad laboral y del costo unitario de la mano de obra 2015” Disponible en: http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/Productos/prod_serv/contenidos/español/bvinegi/productos/nueva_estruc/702825078829.pdf
  2. CIDAC. 2011. “Hacerlo mejor: Índice de Productividad México” Disponible en: http://www.cidac.org/esp/uploads/1/WEB.pdf
  3. INEGI. 2015. “Censos económicos 2014” Recuperado de: https://www.inegi.org.mx/programas/ce/2014/
  4. México ¿cómo vamos? 2015. “Productividad” Disponible en: http://www.mexicocomovamos.mx/wp-content/uploads/2015/10/MCV_Estudio_Productivida.pdf

Deja un comentario