La necesidad de preservar a las empresas para cuidar el empleo y no afectar la recaudación fiscal

La crisis económica y laboral derivada del confinamiento para mitigar el COVID-19, se da en un contexto de la implementación de la reforma laboral y de la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Así se mencionó en la mesa redonda virtual Futuro laboral tras el COVID-19 ¿Oportunidad o desastre?, que se llevó a cabo el pasado 6 de mayo de 2020.

La reforma laboral de 2019 se estructuró con base en las exigencias que el T-MEC requería. Dentro de los cambios más importantes a la Ley Federal de Trabajo están los procesos de conciliación, debido a que un objetivo importante es poder resolver las controversias entres empleadores y trabajadores, lo que motivó la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL).

Ante el ya mencionado contexto, el Dr. Jaime Flores, socio fundador de CADEM Consultores, mencionó en la mesa redonda organizada por TallentiaMX, que la negociación colectiva, las decisiones laborales y los acuerdos con los trabajadores deberán ser necesariamente por la vía de conciliación. Al mismo tiempo afirmó que con la contingencia lo que se ha mermado es el consenso entre las partes, por lo que una rápida implementación de la reforma laboral serviría para conciliar después de la crisis.

El Mtro. Ricardo Landero, director en Landero Asociados Bufete Jurídico Laboral, coincidió en que la reforma es un instrumento importante en el que hay que avanzar, por lo que el Gobierno debe apresurarse en su implementación y así el T-MEC pueda ser una posibilidad y promesa para generar empleo y reactivar la economía fortaleciendo el mercado local en México.

En cuanto a la crisis laboral que se vive en México y en el mundo, ambos ponentes coincidieron en que es necesario cuidar el empleo, y la vía para hacerlo es mediante acuerdos entre las partes, sin embargo, para que esto pueda ocurrir hay que preservar a las empresas con acciones fiscales por parte del Gobierno.

Por otro lado, el Dr. Jaime Flores reconoció que la crisis de los salarios no solo es para los trabajadores sino también para el Gobierno, ya que la recaudación fiscal se verá mermada en un momento dado debido a la falta de recaudación ocasionada por la crisis; por ello, el apoyo a las empresas es indispensable para conservar empleos y cuidar salarios.

Recalcó que se necesitan diferimientos fiscales, apoyos en cuanto a la seguridad social y esquemas como la deducción fiscal de los pagos por previsiones sociales que puedan ayudar a las empresas a tener liquidez. Las empresas por su parte deben implementar nuevos esquemas de trabajo y contar con talento humano capacitado, para ello es necesario que el Gobierno los promueva y reconozca la flexibilidad que se necesita en las relaciones laborales y así poder enfrentar el periodo de la post crisis.

Ambos expertos llegaron a la conclusión que la reforma laboral, el T-MEC y los apoyos fiscales a las empresas son indispensables para conservar las fuentes de empleo y cuidar los salarios. Además, quedó acentuado que en materia de política fiscal se necesitan con urgencia medidas para fortalecer los sistemas de salud, reducir los problemas de liquidez, auxiliar a los sectores más afectados, evitar la pérdida de empleos y seguir apoyando el ingreso familiar.

Fuente: TallentiaMX

Deja un comentario