Iniciativa para reformar la LFT pone en riesgo el T-MEC

A los legisladores demócratas, a las empresas estadounidenses en México y al gobierno de Donald Trump no gustó nada, nadita, la iniciativa presentada recientemente en el Senado de la República.

Encaminada a suprimir el outsourcing, la iniciativa exacerba el clima de incertidumbre económica, desalienta la inversión, incrementa la desconfianza en el Estado de derecho y rompe con los acuerdos políticos establecidos con representantes del Congreso de Estados Unidos la semana pasada, con lo cual pone en riesgo la ratificación del T-MEC.

La iniciativa pretende modificar otra vez la Ley Federal del Trabajo en los artículos 15A, 15B, 15C, 15D, 15E y el 1004-C, lo que significa retroceder en algo que se creía superado.

Además, viola el acuerdo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y los congresistas americanos, de no modificar leyes que impacten la aprobación y desempeño del T-MEC.

Rompe la estrategia comercial de Norteamérica, de cara al mundo y a los nuevos tiempos, donde los bloques económicos están luchando por cuidar sus mercados y ser más competitivos.

La iniciativa que se presentó en el Senado va en contra de la geopolítica del bloque norteamericano, cuyo mercado de tercerización es el más grande del mundo. Se estima que hay más de 40 millones de empleos en ese país que están contratados bajo esta modalidad, mientras que en México hay más de cinco millones en esta condición.

En la lógica del Congreso estadounidense y del gobierno de Donald Trump, la región necesita flexibilizar la administración del trabajo en un entorno cada vez más tecnologizado.

Urge echar un vistazo a esta iniciativa y evaluar su daño económico porque atenta la generación de empleos y la competitividad del bloque norteamericano.

Fuente: El Financiero

Deja un comentario