Formalidad y bajo salario lideran en repunte laboral

La recuperación del empleo continuó en septiembre y, por primera vez desde que se registró la histórica caída en los indicadores del mercado laboral por la pandemia de COVID-19 en abril, el mayor avance se observó en los trabajos formales.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 669,884 personas retornaron a una ocupación en el noveno mes del año, 63.4% de estos empleos fueron en la formalidad, lo que llevó a que la tasa de informalidad laboral se redujera de 55.1 a 54.9% respecto a agosto.

Por ingresos, la recuperación se dio en el renglón de quienes ganan entre uno y dos salarios mínimos, todos los otros niveles retrocedieron en el comparativo mensual.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó además que la tasa de desocupación se redujo marginalmente y pasó de 5.2 a 5.1% entre agosto y septiembre, la tercera reducción consecutiva después de haber alcanzado un máximo de 5.5% en junio. En tanto, el nivel de subocupación, que representa a la población ocupada pero con necesidad de trabajar más horas, disminuyó de 17 a 15.7%.

Por sectores, el comercio reportó por primera vez cifras positivas, lo que a decir de los analistas se debe a la reapertura gradual de actividades que estaban suspendidas en este rubro. Dentro de los servicios, el empleo en restaurantes y hotelería sigue sin mostrar señales de recuperación desde marzo.

En tanto, detalló el INEGI, se observó en septiembre una importante reactivación de los micronegocios. El total de personas que laboran en pequeñas empresas familiares aumentó en 626,645 respecto de lo reportado para agosto.

Sin embargo, el comportamiento positivo en el mercado del trabajo no ha sido parejo en el país. En 11 entidades federativas se observó un aumento en la desocupación al cierre del tercer trimestre del año, con Querétaro, la Ciudad de México y Quintana Roo a la cabeza en los niveles de desempleo, con tasas de 10.7, 10.3 y 9.8%, respectivamente.

Reporte positivo, pero incierto

Las cifras presentadas por la ENOE para septiembre, coinciden analistas, son positivas e incluso superaron las expectativas del mercado en lo que respecta a la tasa de desocupación. Sin embargo, la incertidumbre en torno al avance de la pandemia de COVID-19 complica las proyecciones para el mercado laboral en los próximos meses.

“Esperamos que continúe la recuperación del empleo en los próximos meses, aunque a ritmo más lento. Por otra parte, la dinámica sobre la tasa de desempleo sigue siendo altamente incierta debido a los efectos de la pandemia”, afirmó Juan Carlos Alderete, director de Análisis Económico de Banorte.

El avance del mercado laboral, destaca el especialista, continuará a ritmo lento debido a tres factores: la necesidad de mantener medidas de distanciamiento social, lo que seguirá impactando a la economía; una cantidad menor de actividades que se irán retomando debido a lo ya avanzado en la reapertura, y la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y la disponibilidad de una vacuna o tratamiento para la COVID-19.

En esto coincide Ricardo Aguilar Abe, economista en jefe de Invex, quien considera que uno de los principales riesgos para la recuperación del empleo es la posibilidad de un rebrote de contagios del nuevo coronavirus, tal como lo han anunciado las autoridades sanitarias.

Fuente: El Economista / Felipe Morales Fredes

Deja un comentario