Eliminar outsourcing o subcontratación pegaría a maquilas: economista

La industria maquiladora de exportación y el sector de la construcción son los que más usan el outsourcing o subcontratación. Desaparecer el esquema los afectaría seriamente, estimó el economista Miguel Ángel Calderón.

En Ciudad Juárez existen entre 35 y 45 empresas que se dedican a prestar ese tipo de servicios que el Gobierno Federal puso en la mira por detectar prácticas abusivas.

De acuerdo con Calderón, el outsourcing no debería eliminarse, sino únicamente regularse.

El problema es que durante muchos años las empresas que ofrecen este tipo de esquemas incumplieron con las prestaciones a los trabajadores y eso ocasionó que ahora se les quiera cancelar.

El outsourcing o subcontratación en Juárez tiene más de 20 años, recordó el también maestro de economía de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). Fue una consecuencia de la llegada de la industria maquiladora. Más o menos empezó a aplicarse cuando en la década de los 80 llegaron grandes empresas.

Puso el ejemplo de la planta RCA, que empezó a trabajar con proyectos temporales de 3 o 5 meses. Por lo tanto, contratar al trabajador por esos lapsos de tiempo les resultaba muy caro por las liquidaciones. Entonces se empezó a usar el modelo de que una empresa externa contratara a determinado número de trabajadores para un periodo corto.

La empresa matriz le pagaba a la subcontratista y esta se hacía cargo del tema laboral y prestaciones. Pero ocurrió que algunas subcontratistas empezaron a omitir el registro en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) y otras prestaciones, afectando directamente los derechos de los trabajadores.

Algunas empresas aprovecharon el desconocimiento del trabajador y se arriesgaron a sacarlo del IMSS y la empresa principal ni cuenta se daba, detalló Calderón.

“Eliminar subcontratación por decreto no es viable”

Al llegar el nuevo Gobierno Federal se detectó la irregularidad y se pretendió eliminar por decreto.

“De un plumazo quisieron eliminar la subcontratación, pero eso no es viable porque el esquema es bueno y funciona”.

“Lo que debe vigilarse es que las empresas cumplan con las prestaciones, tal como lo hacen las constructoras en los contratos de obra pública”, explicó el economista Miguel Ángel Calderón.

Después que los líderes del sector privado a nivel nacional se opusieron a la medida que la 4T pretendía, se acordó analizar cómo mantener el outsourcing, sin afectar a los empleados.

De acuerdo con Calderón, el problema al que actualmente se enfrenta tiene una doble cara. Por un lado, hay procesos de producción que no requieren más que unos meses para terminarse. Y por el otro, esos procesos tienen fecha de caducidad, por lo cambiante de la tecnología.

Así que, si en un trimestre se requería determinado número de trabajadores para un proceso, al siguiente año ese proceso ya estaba obsoleto. Por lo mismo ya no se requerían los servicios de esos trabajadores.

“Sería un golpe para las maquiladoras”

Para el especialista en economía Miguel Ángel Calderón, en el caso de Ciudad Juárez la eventual eliminación del outsourcing significaría un golpe para las empresas grandes.

Si el Gobierno -añadió- va a establecer una ley de subcontratación más estricta, deberán revisar mensualmente que los trabajadores que estén subcontratados tengan IMSS, INFONAVIT y demás prestaciones.

“Porque hay otro problema: si tú contratas a alguien a través de un tercero y este no le paga IMSS apareces como solidario responsable”.

Fuente: Norte Digital / Carlos Omar Barranco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *