El outsourcing no debe desaparecer

Millones de personas en el país laboran bajo el esquema de outsourcing, que fue incluido en la Ley Federal de Trabajo en el 2012, por lo que bajo ningún argumento puede eliminarse, consideró Ulises Murguía Soto, diputado que impulsa una iniciativa que dota de candados a esta figura de contratación para frenar la evasión de impuestos y las obligaciones patronales.

“Bajo ningún argumento podría hablarse de cancelar la subcontratación, pues se trata de un esquema que permite a las empresas contar con personal altamente capacitado. Lo que, debe hacerse es impulsar mecanismos, por la vía legal, para frenar malas prácticas”, indicó en entrevista con Excelsior.

De acuerdo con el diputado por Morena, el país se encuentra en un momento de transformación, en el que el gobierno federal centra su atención en uno de los sectores más necesitados: el laboral.

“Pero no debe perderse de vista que si se elimina este esquema, como propone la iniciativa del senador Napoleón Gómez Urrutia, se ocasionará mayor desempleo. La forma de apoyar este sector es garantizando sus derechos”.

Indicó que su propuesta contempla certificar a las empresas que ofrezcan subcontratación de personal ante la Secretaría del Trabajo, el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Secretaría de Hacienda para poder operar. “De esta manera se podrá verificar que las empresas cumplen con todas sus obligaciones”.

También propone crear un padrón con las empresas que cumplen el marco normativo, a fin de que las unidades económicas que consideren recurrir a la subcontratación de personal, lo hagan con plena confianza de que el proveedor cumple con la ley.

Además, dijo que la iniciativa busca delimitar con claridad el alcance del término subcontratación e incorpora el concepto de tercerización. “Con los cambios propuestos se establecen reglas que le permiten al trabajador tener la certeza de que sus derechos laborales se garantizarán”.

Al mismo tiempo, busca dar certeza jurídica a las partes, al establecer el alcance de las obligaciones de los contratantes y contratistas, los cuales son deudores solidarios, lo que significa que, si uno no paga el IMSS, por ejemplo, lo deberá hacer el otro”.

También incorpora el concepto de salario mínimo profesional para el trabajo en régimen de subcontratación, que evitaría que sea un mecanismo para reducir el salario de los empleados.

Fuente: Excélsior / Karla Ponce Versión Impresa

Deja un comentario