El empleo en vilo, por COVID-19

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima una pérdida de hasta 7.4 millones de empleos en países como México. En el contexto del COVID-19, muchas micro, pequeñas y medianas empresas, así como gente de la clase media y de los sectores más vulnerables, están padeciendo, por desgracia, un mal al que suele enfrentarse de manera cotidiana la industria de la subcontratación: la descalificación y la falta de apoyos.

No se están tomando las medidas necesarias para que los trabajadores que sostienen con sus actividades la economía nacional salgan adelante.

TallentiaMX advierte que, según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la clase media en México constituye el 45% de la población y que este estrato socioeconómico será quien sufra de manera más violenta la pérdida de ingresos y de empleos ante el coronavirus.

La clase media, en su gran mayoría, no es beneficiaria ni puede mantenerse plenamente con los apoyos sociales del Gobierno Federal. Este sector sufrirá despidos, perderá a sus clientes, agotará sus ahorros y no hay ni una sola acción sustantiva por parte de las autoridades que esté encaminada a protegerlo.

En el ámbito de los mercados financieros, el panorama es mucho más desolador. Día a día, descienden las calificaciones crediticias de PEMEX.

Además, no se están tomando las medidas contracíclicas que recomiendan las voces más capacitadas para aminorar la catástrofe que se puede sobrevenir. En conclusión, es urgente contener el desempleo, para evitar un peligroso aumento de la inseguridad y la violencia.

Fuente: CIO Noticias

Deja un comentario