El 50% de las mujeres han sufrido acoso laboral

La Encuesta sobre Prevalencia de Violencia Familiar y Sexual 2019, hecha por el Observatorio Ciudadano, en el ámbito municipal señala que la población femenina económicamente activa entre los 25 y 50 años es de 514 mil mujeres, de las cuales 205 mil 600 refieren que al menos una vez en el último año fueron acosadas por un hombre en sus centros laborales.

Los tipos de abuso van desde burlas, piropos o gestos obscenos, hasta presión para ceder a “favores sexuales” para que su trabajo sea tomado en cuenta u obtener algún ascenso. Las mujeres encuestadas citan que también han sido objeto de abuso como discriminación por el solo hecho de ser mujeres, o por estar embarazadas.

Sin embargo, en muchas ocasiones las mujeres no alcanzan a distinguir si se trata de un acoso personal o son actitudes “normales” por parte de sus compañeros o superiores.

Existe un tipo de acoso que va principalmente hacia las mujeres que no callan sus ideas, o no permiten intimidaciones, actitudes con las que los jefes pretenden tener un total dominio y prescindir de quienes “no se ajustan” a lo que los jefes desean, incluso las mujeres están altamente capacitadas.

“Normalización” de violencia laboral hacia las mujeres

“La violencia laboral en mujeres generalmente se distingue por amenazas, descalificación del trabajo, intimidación o humillaciones cuya finalidad es menoscabar la autoestima y obtener un beneficio de esto”, afirmó Verónica Terrazas, psicóloga con especialidad en equidad de género.

Señaló que el hostigamiento sexual muchas veces no se identifica por las personas, ya que aún existe la normalización de este tipo de conductas, como los silbidos, palabras o señas obscenas. Además, se encuentran las imágenes de naturaleza sexual u otras imágenes que incomoden en carteles, calendarios, pantallas de computadoras.

Algo que ha permanecido a lo largo de los años son los piropos o comentarios no deseados acerca de su apariencia, las miradas morbosas o gestos sugestivos que molestan. Imperan de igual forma burlas, comentarios, o preguntas sobre su vida sexual o amorosa.

Fuente: El Heraldo de Chihuahua/ Velvet González

Deja un comentario