Diagnóstico de Censo Económico 2019: hace falta más subcontratación

Por Elias Micha

De acuerdo con diversos estudios de instituciones como el COLMEX y el Colegio de la Frontera Norte —y dada la evidencia que ellos arrojan—, TallentiaMX está convencida de que la subcontratación responsable, legal y profesional contribuye a crear empleos formales, ayuda a los sectores más vulnerables, aumenta la productividad de las empresas, multiplica los lazos comerciales internacionales y detona el uso de las nuevas tecnologías. Por esto, hubiera sido muy positivo dar mayor certidumbre legal a la tercerización a principios de este año. Con ello, se hubieran aminorado los efectos laborales del coronavirus y se promovería, en la medida de lo posible, la pronta recuperación.

La semana pasada fueron publicados los resultados del Censo Económico 2019 elaborado cada cinco años por el INEGI, que retrata muy bien cuál era el escenario del empleo antes de la pandemia. Al hacer una comparación de esos datos con la información de las Encuestas Telefónicas de Ocupación y Empleo (ETOE) de abril y mayo de este año elaboradas por la misma institución, es evidente que el trabajo formal se desplomó, que creció la informalidad y que nos encontramos en un verdadero atolladero económico.

Según el Censo 2019, había 6.3 millones de establecimientos, muchos de los cuales han cerrado temporal o definitivamente a causa de las medidas de distanciamiento social. Lamentablemente, más de 99% de estas unidades económicas eran micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que, en razón de su alta vulnerabilidad y de su baja productividad es probable que no puedan seguir operando.

Complementariamente, según cifras oficiales del IMSS, se perdieron en los meses de COVID-19 cerca de 1 millón de empleos formales. Por otra parte, más de 2 millones de mexicanos se sumaron o regresaron en mayo a la informalidad. Esto se traduce en precarización y, lo que es más grave, en falta de seguridad social en un contexto en que la enfermedad puede asaltar en cualquier instante.

Otro ejemplo del difícil momento que atravesamos lo constituye el T-MEC. Durante el 2018 y el 2019, esperamos que este tratado comercial con consideraciones ambientales y laborales detone la inversión, así como el crecimiento económico. En los meses pasados, los intercambios comerciales con Canadá y Estados Unidos cayeron casi en 50%. A lo anterior, se añaden las decisiones equivocadas en materia tanto sanitaria como económica, que habrán de alargar y agravar la crisis.

Por este motivo, autoridades, empresas, trabajadores y sociedad civil tenemos que diseñar estrategias urgentes que permitan reactivar nuestra economía sin aumentar de manera significativa el riesgo sanitario. TallentiaMX garantiza que, si se promueve la subcontratación y se asegura su operación dentro del marco legal, podrán crearse empleos formales y seguros.

Además, en esta nueva etapa de denominada nueva normalidad, las empresas que se dedican a la tercerización podrán realizar con estricto apego a la ley y de manera expedita todas las contrataciones que se requieran. En los sectores de servicios, industrias de la transformación, construcción y comercio, que fueron los que resintieron más gravemente la pandemia, podrán reclutar, contratar, capacitar y administrar al personal, contribuyendo así a la creación de empleos formales.

Fuente: El Economista / Elias Micha

Deja un comentario