COVID-19 provoca una inmensa pérdida de empleos e ingresos en todo el mundo, América Latina la más afectada

De acuerdo a los resultados del análisis Observatorio de la OIT: la COVID‑19 y el mundo del trabajo. Sexta edición, “la pérdida de horas de trabajo a nivel mundial en los primeros nueve meses de 2020 ha sido ‘sustancialmente mayor’ que la prevista en la edición anterior de dicho Observatorio (publicada el 30 de junio)”.

Dicha pérdida de horas de trabajo a escala mundial para el segundo trimestre (T2) de este año arroja una pérdida del 17.3%, lo que representa 495 millones de empleos equivalentes a tiempo completo (considerando una semana laboral de 48 horas). Para el tercer trimestre de 2020 se prevé una pérdida mundial de horas de trabajo del 12.1% (345 millones de empleos equivalentes a tiempo completo).

“En América se registró una pérdida de horas de trabajo de alrededor del 28.0% en el segundo trimestre de 2020, a saber, 105 millones de empleos a tiempo completo equivalentes […]. Se trata de la pérdida más acusada de las principales regiones geográficas, y constituye la mayor revisión al alza desde que se publicó la quinta edición del Observatorio de la OIT”, menciona el Observatorio sexta edición.

En el caso de la subregión de América Latina, la pérdida de empleos equivalentes para el T2 de 2020 fue de 80 millones (que se suman a los 9 millones desaparecidos en el primer trimestre). La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que para el tercer trimestre la región de Latinoamérica perderá 60 millones más.

“La gran cantidad de horas de trabajo perdidas ha propiciado asimismo a una notable pérdida de ingresos provenientes del trabajo. Se estima que la pérdida de ingresos a escala mundial a lo largo de los tres primeros trimestres de 2020 (sin tener en cuenta la aplicación de medidas para sustentar esos ingresos) se eleva al 10.7% (con respecto al mismo periodo de 2019), que corresponde a 3.5 billones de dólares estadounidenses, a saber, el 5.5% del PIB mundial para los tres primeros trimestres de 2019”, refiere el Observatorio sexta edición.

La mayor reducción se dio en los países de ingresos medianos bajos, en los que la pérdida de ingresos provenientes del trabajo alcanzó el 15.1%. En América se registra una pérdida del 12.1%; por su parte, a nivel subregional, en América Latina dicha pérdida de ingresos es del 19.3% de los ingresos laborales, lo que representa el 10.1% del PIB o 495 mil millones de dólares.

Tasa de desocupación

Previamente, la OIT había estimado que la tasa de desocupación promedio de la región, que a fines de 2019 era de 8.1%, podría subir entre 4 y 5 puntos porcentuales.

“Ese aumento sin precedentes en la tasa de desocupación regional implica un récord histórico de 41 millones de desempleados, lo cual va a repercutir sobre la estabilidad económica y social de nuestros países”, explicó el director de la Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.

El análisis Panorama Laboral en tiempos de la COVID-19: impactos en el mercado de trabajo y los ingresos destaca que el más reciente pronóstico del Banco Mundial estima una caída en el crecimiento económico de -7.2% lo cual llevaría la tasa de desocupación hasta 12.3%, mientras que si se consideran los últimos datos del FMI de una contracción de -9.4% los niveles de desempleo llegarían hasta 13%.

“En números absolutos, esas tasas implican un aumento en el número de personas que buscan empleo y no lo consiguen de 26 millones antes de la pandemia a 41 millones en 2020”, dijeron especialistas de la OIT.

Fuente: OIT / TallentiaMX

Deja un comentario