Coronavirus: “Se perderán 195 millones de empleos en solo 3 meses” por la pandemia, el informe de la OIT (y cómo afectará a América Latina)

El efecto de la pandemia global de coronavirus sobre el empleo va a ser “devastador” y superará con creces lo sucedido durante la crisis financiera mundial de 2008-2009, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El COVID-19 hará desaparecer globalmente, sólo entre abril y junio de este año, el 6.7% de las horas de empleos, lo que equivale a la pérdida 195 millones de puestos a tiempo completo. Es la crisis más severa desde la Segunda Guerra Mundial, que terminó en 1945.

De hecho, la agencia de la ONU advierte que 4 de cada 5 trabajadores a nivel mundial ya está sufriendo las consecuencias de los confinamientos totales parciales de ciudades enteras que muchos gobiernos se han visto forzados a imponer.

“Drástico impacto”

Los cierres de ciudades, el cierre de negocios, fábricas y de los colegios, las restricciones de viajes y otras medidas para contener la expansión de la enfermedad “han tenido un repentino y drástico impacto en trabajadores y empresas”. Este tipo de medidas afectan actualmente a 2,700 millones de trabajadores, que representan el 81% de la fuerza de trabajo mundial.

El documento prevé que la región de Latinoamérica y el Caribe pierda 14 millones de puestos de trabajo, mientras que Centroamérica verá destruidos 3 millones de empleos.

¿Qué país de la región se verá más afectado?

El mercado laboral de Latinoamérica tiene 3 vulnerabilidades propias -que comparten casi todos los países de la región- de las que va a depender cómo se verá afectada.

Por un lado, está la tasa de empleo informal, por otro, los sectores en los que se concentran los trabajadores. Y a todo esto hay que sumar el margen fiscal y monetario que tiene cada gobierno para ayudar a sus trabajadores.

Perfil sectorial

Las consecuencias van a depender de cuántas personas tenga cada país trabajando en los cuatro sectores que se van a haber más afectados, es decir, del perfil sectorial del empleo.

La OIT ha identificado sectores de la economía que concentran mayor riesgo y que serán las áreas de la economía que más empleos podrían perder según las estimaciones: el sector hotelero y de la alimentación, el sector inmobiliario y las actividades administrativas, las fábricas y los servicios de reparación, los comercios y tiendas y el área de los negocios y el sector artístico. Estos sectores emplean unos 1,250 millones de trabajadores en todo el mundo.

“En términos de empleo en riesgo, en América Latina tenemos identificado que un 44% de los trabajadores lo hacen en sectores que consideramos que tienen un alto riesgo”, afirma el economista de la OIT.

Por poner un ejemplo, “en México el porcentaje de trabajadores en sectores en riesgo es aún más alto y este ratio llegaría a un 51.5%”, dice. “Esto supone casi 28 millones de empleos. No decimos que se van a perder, pero sí que estos puestos de trabajo están en áreas de mayor riesgo por los cierres derivados de la pandemia”.

En Argentina, el 41.8% de sus trabajadores están en sectores de mayor riesgo. Colombia tiene un 46.8%, Chile casi un 40%, el mismo ratio que Ecuador y similar al de Honduras y Nicaragua. Por su parte, Costa Rica registra un 42.3%, Perú cuenta con el 41% de su fuerza laboral y Bolivia el 38%.

Empleo informal

En América Latina y el Caribe hay al menos 140 millones de personas trabajando en condiciones de informalidad, lo que representa alrededor de 54% de los trabajadores.

Con un 57% México vuelve a superar el ratio de trabajadores en la economía sumergida, que no tienen ningún tipo de protección. Y en Argentina casi la mitad de los trabajadores ocupados, el 47%, desempeñan su actividad en sectores informales con empleos de muy baja calidad. La cifra es de aproximadamente el 60% en Colombia, del 59% en Ecuador y del 69% en Perú.

Margen fiscal

Por último, la forma en que cada país pueda responder a la crisis va a depender de su margen fiscal. “Muchos países ya tenían situaciones fiscales muy precarias antes de entrar en este problema y tienen acceso muy limitado al financiamiento de los mercados”, explicaba en una entrevista con BBC Mundo el economista venezolano Ricardo Hausmann.

Fuente: BBC / Cristina J. Orgaz

Deja un comentario