Compromisos laborales del T-MEC, lo que debería de preocuparle a México ante llegada de Biden: Seade

Los compromisos laborales que México suscribió como parte del Tratado con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es lo que debería de preocuparle ante la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, indicó el ex negociador de ese acuerdo, Jesús Seade.

“Cada que hay cambios grandes hay oportunidades de avances y riesgos de retrasos. Nuestra reforma laboral fue importante, muy importante, implica compromisos con el T-MEC. Los programas de la Secretaría de Trabajo fueron sólidos, firmes en cuanto creación de soluciones, de contratos de protección, todo eso se tiene que avanzar y se han escuchado quejas provenientes de Estados Unidos”, detalló Seade ante la pregunta de si había algo que debería preocuparle a México ante la toma de posesión del demócrata.

“No voy a decir que estamos con retrasos porque no me corresponde examinar esos detalles, hay retrasos pero hay que apurarse a cubrirlos, hay también compromisos ambientales, pero laboral es lo más importante”, añadió en entrevista con Sofía Villalobos para El Financiero Bloomberg.

El también exsubsecretario de América del Norte estimó además que la relación entre los Gobiernos de México y Estados Unidos será buena.

“Yo creo que hay una buena relación en puerta. La institucionalidad va a ser más respetada que en el pasado en Estados Unidos, es la mentalidad del presidente Biden a la hora del cumplimiento de la ley, no veo ningún problema”, consideró.

En noviembre pasado, Jesús Seade, subsecretario de América del Norte de la Cancillería, anunció su retiro para regresar a su vida privada en Hong Kong.

Este miércoles, el presidente Joe Biden firmó sus primeras acciones radicales para combatir el cambio climático pocas horas después de tomar el juramento del cargo, para volver a unirse al Acuerdo de París e imponer una moratoria sobre el arrendamiento de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

Las medidas marcan una reprimenda dramática al enfoque pro-industria del presidente Donald Trump hacia la energía y el medio ambiente.

Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *