CCE ve ratificación del T-MEC en diciembre

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, estimó que la ratificación del T-MEC por parte de Estados Unidos y Canadá se dé antes de que termine el año, luego de los comentarios de Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes del país vecino del norte, quien aseguró que su aprobación era inevitable.

Aunque para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es Nancy Pelosi quien ha retrasado la votación para conseguir apoyo a su investigación de juicio político, el CCE la consideró un aliado en el proceso.

En conferencia de prensa, el empresario señaló que estas estimaciones se basan luego de que Pelosi convocara a una última reunión con los congresistas, en donde se dejó claro que la única preocupación es el enforcement, es decir, tener claro cómo se va a saber si México va a cumplir con las modificaciones que solicitan, como la reforma laboral.

También, reconoció el trabajo de Jesús Seade, subsecretario y negociador comercial para América del Norte, quien “ha defendido los intereses de los trabajadores mexicanos”.

“Hay dos fechas para poder hacerlo: el jueves antes de dar gracias (28 de noviembre), según las tradiciones de Estados Unidos; y otro es durante la primera semana de diciembre, cuando se podría tener noticias más concretas del TMEC. El mismo Presidente López Obrador ha reiterado que el proceso va muy bien. Por eso creemos que antes de que termine el año estará listo el primer paso”.

Se espera que una vez que Estados Unidos pase al Senado el T-MEC, también lo haga Canadá, por lo que su entrada en vigor estaría prevista para el primer trimestre del 2020.

Ante los retrasos y modificaciones que ha tenido el T-MEC, el líder del CCE admitió que, en materia laboral, por ejemplo, Estados Unidos no cumplen con lo mismo que le exigen a México. “Son medidas para ganar competitividad”.

La Casa Blanca señaló que los esfuerzos de los demócratas de la Cámara de Representantes para apuntalar la aplicación de disposiciones laborales y ambientales integradas en el acuerdo, que son preocupaciones sindicales clave, son puramente asuntos políticos.

Fuente: La Razón / Ana Martínez

Deja un comentario