Mensaje del director

El mundo entero atraviesa una revolución laboral. Día con día, los avances tecnológicos son más veloces, y, con éstos, muchas actividades serán realizadas por computadoras o tendrán que ser desarrolladas por personal altamente capacitado. Los procesos de cambio demográfico, determinados por los crecientes flujos migratorios y por la inversión de las pirámides poblacionales, amenazan con hacer que una porción cada vez más reducida de habitantes tenga que asegurar la estabilidad de grandes masas. Por su parte, el cambio climático ha modificado las perspectivas del futuro del trabajo sin excepción, desde los modelos energéticos actuales, en los cuales se funda nuestra economía, hasta la aparición de profesiones especializadas en ecología.

Toda etapa de cambios es al mismo tiempo una ventana de oportunidades, en la que la creatividad y la modernización se vuelven indispensables. México necesita una gran imaginación laboral para hacer frente a tales retos y para conseguir reducir la dependencia que tenemos con respecto a países más sólidos, incentivar el desarrollo económico, garantizar la sustentabilidad ecológica a largo plazo, incorporar el uso de nuevas tecnologías y asegurar los derechos y la dignidad de los trabajadores, materializando su seguridad social y el bienestar por el que tanto se ha luchado.

Ante este panorama, la subcontratación responsable y profesional constituye, más que una alternativa viable, una directriz del futuro del trabajo. Cuando se apega a los límites de la ley, se trata de un sistema laboral que permite ofrece múltiples beneficios. Permite a las empresas reducir costos innecesarios, conseguir empleados con competencias profesionales específicas y articular redes laborales más complejas y desarrolladas. A los trabajadores, les otorga la posibilidad de encontrar un trabajo digno, formal, con seguridad social, mayor flexibilidad y dinamismo, y capacitación permanente. Se trata de un esquema que administra e impulsa el talento humano, y lo pone al servicio de toda su comunidad.

Por lo anterior, resulta indispensable hacer un diagnóstico adecuado del panorama laboral mexicano y de la industria de la subcontratación. El trabajo es el principal motor del progreso, de la mejora sustantiva de las condiciones de vida. En estos tiempos en los que la realidad parece rebasarnos, cuando los pilares del precario bienestar aparentan volver a desplomarse, es cuando más debemos aprovechar en beneficio de todos el trabajo y la estrecha colaboración de los agentes productivos.

Según nuestro diagnóstico, defender la subcontratación responsable significa dirigir los esfuerzos de toda la población hacia un mundo mejor, más justo. TallentiaMX cree en una subcontratación al servicio del trabajador y del desarrollo económico y social por igual. Nuestra apuesta es la modernización laboral, ya que sólo ella propiciará que el trabajo llegue a estar al servicio del hombre.

El doctor Elias Micha es Director General de TallentiaMX