Subcontratación: una tendencia generalizada en el mundo y una solución a la crisis del empleo

Por Elena Achar

Te recomendamos leerlo porque analiza el valor de mercado global de la subcontratación y el total estimado de personas contratadas bajo este régimen laboral, además de establecer los beneficios reales medidos de la tercerización en el desarrollo de los países y la vida de las personas.

Un dato: Alrededor de 250 millones de personas en el mundo se integran al mercado laboral a través de empresas responsables de outsourcing, una industria cuyo valor es cercano a 100,000 millones de dólares.

Texto

El 2020 será un año difícil para la economía de todos los países. Según las proyecciones del Banco Mundial, el crecimiento económico global será aproximadamente de 2.5%, cifra que, excluyendo 2.4% del 2019, constituye el índice más bajo desde la crisis financiera del 2008 y el 2009. Ante este panorama, la capacidad de las naciones para mejorar las condiciones de sus mercados laborales se verá afectada negativamente.

Debe añadirse que, desde la crisis económica referida, se ha desacelerado la productividad de la gran mayoría de los países, especialmente la de aquellos que, como México, se encuentran en vías de desarrollo. Por este motivo, diversos organismos internacionales han advertido sobre la urgente necesidad de diseñar estrategias macroeconómicas que permitan reactivar la productividad e incentivar la creación de nuevos puestos de trabajo. La subcontratación es un esquema con amplia presencia en todo el planeta, que por su dinamismo y en virtud de sus alcances, se presenta como una solución ante los problemas mencionados.

La industria de la tercerización brinda oportunidades de trabajo, robustece la competitividad de las empresas, contribuye a que disminuya la brecha de competencias entre el mercado laboral y aquellos empleados que no cuentan con las habilidades requeridas e integra a naciones como la nuestra a la cadena productiva internacional. En la actualidad, alrededor de 250 millones de personas en el mundo se integran al mercado laboral a través de empresas responsables de outsourcing, una industria cuyo valor es cercano a 100,000 millones de dólares.

Una de las principales ventajas que ofrece la subcontratación es la de satisfacer las necesidades de las empresas en cuanto a personal calificado se refiere. A diario, las nuevas tecnologías, los cambios demográficos, ecológicos y el aumento de la competencia en todos los ámbitos hacen que el profesionalismo y el talento se vuelvan condiciones inestimables e imprescindibles del mercado laboral. Por medio de refinados sistemas de captación de talento, esquemas de capacitaciones permanentes y modelos de empleos temporales, la tercerización asegura la estabilidad laboral de sus trabajadores y da a los patrones la certidumbre de que sus empleados podrán desempeñar cabalmente sus funciones. En México, puede estimarse que 60% de los trabajos por subcontratación recibe capacitación para sus actividades.

Los datos globales son contundentes. En Alemania, por ejemplo, 12% de los nuevos trabajos son tercerizados, cifra que alcanza 19% en Francia y 24% en Brasil. En nuestro país, el caso es aún más claro, ya que del 2013 a la fecha una tercera parte de los empleos creados cada año es por medio de algún esquema de outsourcing.

Complementariamente, debe añadirse que la subcontratación no genera sólo trabajos temporales, sino que en muchas ocasiones constituye un escalón para que el personal encuentre una plaza definitiva. En el 2017, 46% de los trabajadores tercerizados en Estados Unidos consiguió firmar un contrato ordinario, cosa que no hubiera sido posible sin la capacitación y el reclutamiento especializado que ofrecen las empresas dedicadas a administrar el talento humano. En España este porcentaje alcanza a 33% del personal y en Australia a 20 por ciento.

Además, se trata de un sistema muy eficiente para darles empleos a los sectores más vulnerables y que no pueden obtener una fuente de remuneración. En nuestro país, donde pocos jóvenes acceden al mercado laboral, casi 70% del personal subcontratado lo integran personas menores de 30 años; en Polonia y en India, el porcentaje es de 87 y 75% respectivamente. Asimismo, hay países donde las mujeres conforman una proporción importante de los empleos subcontratados, como Austria (74%) y Finlandia (62 por ciento).

Los estudios revelan que el outsourcing está presente en todo el mundo y, además, ha probado ser una solución para enfrentar el problema del desempleo. Por ello, debemos impulsarlo con profesionalismo y responsabilidad.

*La autora es directora de Asuntos Públicos de TallentiaMX.

Fuente: Elena Achar / El Economista

Deja un comentario