TallentiaMX alza la voz por el trabajo

En el contexto del COVID-19, muchísimas micro, pequeñas y medianas empresas, así como gente de la clase media y de los sectores más vulnerables están padeciendo, por desgracia, un mal al que suele enfrentarse de manera cotidiana la industria de la subcontratación: la descalificación y la falta de apoyos. No se están tomando las medidas necesarias para que las trabajadoras y los trabajadores mexicanos, que sostienen con sus actividades la economía nacional, salgan adelante. TallentiaMX hace un recuento de dicha situación y alza la voz con urgencia para que se salve a México en estos momentos tormentosos.

El Plan económico para hacer frente al COVID-19, presentado en Palacio Nacional el pasado domingo 5 de abril, ignora todas las recomendaciones de los expertos en materia económica (sean de izquierda o de derecha), se aparta de las acciones que están tomando los países de todo el mundo y, lo que es peor, expondrá a los mexicanos a una crisis económica sin precedentes. Con la supuesta premisa de no ayudar a los empresarios millonarios, se está golpeando a las MIPYMES, que son el 99.8% de las unidades económicas del país, a los trabajadores que de ellas dependen y al más del 60% de la población ocupada que labora en la economía informal.

El Ejecutivo Federal garantiza que en 2020 se crearán 2 millones de empleos, más no dice cómo. La afirmación es muy aventurada, cuando las predicciones, salvo las del gobierno, son alarmantes. La Organización Internacional del Trabajo habla de una pérdida de 4.1 a 7.4 millones de empleos en países con nivel medio-alto de ingresos, como el nuestro. Ha habido voces que han llegado a estimar que en México habrá 18 millones de plazas laborales perdidas. En Estados Unidos ya se perdieron 10 millones de puestos de trabajo.

También se ha decidido dar créditos a pequeños empresarios y apoyos para la compra de vivienda. Sin embargo, en este momento, ello no resulta benéfico. Mucha gente no aceptará los préstamos por temor —justificadísimo — a no poder pagarlos. Se requeriría ofrecer seguros de desempleo (como en EU y prácticamente todo Europa occidental), financiamientos para la nómina y amplios beneficios fiscales a quienes protejan a sus trabajadores. Para conseguir los recursos necesarios, tendrían que suspenderse temporalmente los mega proyectos de esta administración y crecer la deuda. Nada de esto se está haciendo; muy probablemente, no se hará.

TallentiaMX desea acentuar que, según estudios de la OCDE, la clase media en México constituye el 45% de la población y que este estrato socioeconómico será quien sufra de manera más violenta la pérdida de ingresos y de empleos ante el coronavirus. La clase media, en su gran mayoría, no es beneficiaria ni puede mantenerse plenamente con los apoyos sociales del gobierno federal. Este sector sufrirá despidos, perderá a sus clientes, se agotará sus ahorros y no hay ni una sola acción sustantiva por parte de las autoridades que esté encaminada a protegerlo.

En el ámbito de los mercados financieros, el panorama es mucho más desolador. Día a día, descienden las calificaciones crediticias de Pemex. Esta administración no ha sido capaz de dar confianza a los mercados ni a los inversionistas. Además, no se están tomando las medidas contracíclicas que recomiendan las voces más capacitadas para aminorar la catástrofe que se puede sobrevenir.

En este número, TallentiaMX te ofrece propuestas de cómo hacer frente a la crisis económica y laboral de la actual pandemia. Consideramos que la crítica constructiva, pero segura y frontal, es indispensable. Como organización de empresas de subcontratación sostenemos que es menester poner sobre la mesa todas las alternativas que ayuden a salvar el empleo.

Deja un comentario