Subcontratación: crear un mejor futuro

Para TallentiaMX, la importancia de la subcontratación responsable y profesional descansa tanto en su habilidad de generar empleos formales como en su capacidad de imprimirle fuerza a una inexorable revolución laboral que forma parte de los permanentes y acelerados procesos globales de modernización. El mundo está viviendo profundos cambios tecnológicos, ambientales, sociales y demográficos a los cuales es necesario adaptarse. Los trabajadores requieren adquirir nuevas competencias que les permitan tener seguridad laboral, acceder a sus derechos sociales, ser productivos y mantenerse a la vanguardia. La tercerización es una herramienta para hacer esto posible.

Sin embargo, la pandemia ha desestabilizado la dirección y, sobre todo, las condiciones de la formación profesional y del capital humano en el planeta entero. En otras palabras, el coronavirus ha modificado los conocimientos, las habilidades, la salud y la capacitación que las personas deben tener para desarrollarse plenamente como miembros productivos de la sociedad. Dos estudios nos permiten comprender las oportunidades y los desafíos a los que nos enfrentamos en estos ámbitos: el Índice de Capital Humano 2020, elaborado por el Banco Mundial, y Formación profesional en la respuesta a la crisis y en las estrategias de recuperación y transformación productiva post COVID-19, realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De acuerdo con la OIT, en América Latina y el Caribe, en marzo de este año, a inicios de la crisis sanitaria, había 9.4 millones de jóvenes que no tenían empleo y cerca de 23 millones no estudiaban, trabajaban ni estaban en capacitación. Después, con el COVID-19, cerca del 85% de los jóvenes tuvieron que continuar su formación profesional y actividades educativas a distancia. Esta situación es problemática si se piensa que apenas en 2017 alrededor del 18% de los jóvenes en situación de desventaja socioeconómica no contaban con internet en su hogar ni en la escuela; además, un 24% no disponían de una computadora en ninguno de esos dos ambientes.

Según el Índice de Capital Humano, casi el 60% de los niños que nacen hoy en el mundo serán, en el mejor de los casos, sólo la mitad de lo productivos que podrían ser si tuvieran una educación y una salud completas. En México, un niño promedio solamente alcanzará el 61% de su productividad potencial. La pandemia de COVID-19 representa una amenaza para los logros que tanto costó conseguir durante la última década en las áreas de salud y educación, especialmente, en los países más pobres.

Para combatir esta situación, tenemos que hacer frente a la pandemia. Además, hay que estimular el cambio y la innovación, poniendo el acento en la conectividad y los procesos de digitalización. Para ello será fundamental la subcontratación, cuya labor es, precisamente, instrumentar una reconversión de las habilidades de los trabajadores para que puedan desarrollar sus tareas de manera óptima, utilizando las nuevas tecnologías que ahora son indispensables.

También será muy importante hacer caso a las recomendaciones de la OIT y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quienes calculan que la creación de una economía con cero emisiones de carbono podría generar unos 15 millones de empleos netos en América Latina y el Caribe en esta década, trabajos muy necesarios luego del crecimiento en la desocupación y la informalidad laboral provocados por la pandemia.

En esta edición de su boletín semanal, TallentiaMX te ofrece un resumen de los retos y las áreas de oportunidad postcoronavirus en lo que se refiere a formación profesional e índice de capital humano. Asimismo, a partir de dichos análisis, te explicamos por qué la subcontratación tiene un papel protagónico en la creación de un mejor futuro.

Deja un comentario