¿Pagarán justos por pecadores?

A finales de 2020, ante la iniciativa prohibicionista en materia de subcontratación propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, algunos representantes empresariales, líderes obreros y el Gobierno Federal establecieron mesas de diálogo en Palacio Nacional para llegar a un acuerdo sobre el destino del outsourcing.

Sin que viniera realmente a cuento, en las negociaciones se ha tratado simultáneamente el tema de la participación de los trabajadores en las utilidades (PTU). Daba la impresión de que, implícita o explícitamente, en las pláticas había un intercambio: acabar con la tercerización y, en compensación, reducir el monto al que puede ascender el reparto de utilidades, modificando así el artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo.

Todo indica que las conversaciones referidas han rendido frutos y, por lo tanto, han llegado a su fin. Según información publicada por la periodista María del Pilar Martínez, es muy probable que las autoridades anuncien los acuerdos conseguidos el próximo 1 de mayo, es decir, el Día Internacional de los Trabajadores, para aprovechar simbólicamente las conmemoraciones laborales.

El Gobierno y los representantes del sector privado que se involucraron en las pláticas resolvieron topar el monto máximo del reparto de utilidades a 90 días (aproximadamente 3 meses). La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) ha señalado que, en promedio, el PTU que recibe un trabajador es de 22 días, mientras que, con las nuevas condiciones, dicho monto se elevaría a un promedio de 57 días.

Naturalmente, los beneficios y las afectaciones en el reparto de utilidades dependerán del sector económico, pues, así como hay actividades en donde el reparto de utilidades está muy por debajo de la media nacional, hay otras labores en las que el PTU es proporcionalmente muy elevado. En teoría, uno de los efectos de esta propuesta es que puede estabilizarse y homogeneizarse el dinero que reciben los trabajadores bajo el concepto señalado, sin que haya tantas disparidades como ahora.

Así, por ejemplo, actualmente, en actividades como la industria alimentaria, la fabricación de equipo de computación, la elaboración de maquinaria y la minería, se reciben pagos de PTU superiores a los 90 días. En contraste con ello, en los trabajos especializados de construcción, se pagan alrededor de 5 días de utilidades, es decir, cerca de 796 pesos; los trabajadores de radio y televisión suelen recibir 3 días de reparto de utilidades y quienes se dedican al manejo de residuos y servicios de remediación cobran sólo 5 días. Con la nueva iniciativa, la STPS contempla que dichas labores habrán de recibir 83, 81 y 53 días de PTU, respectivamente.

A cambio de dicha propuesta, quedará prohibida la subcontratación de personal y se regularán tanto a las agencias de colocación como la prestación de servicios especializados, es decir, cualquier trabajo que no forme parte de la razón social de la empresa.

El gran problema de lo anterior es que, por un lado, proporcionalmente hablando, son muy pocos los trabajadores que cuentan con un empleo formal y que, en consecuencia, pueden ser beneficiarios del reparto de utilidades, sobre todo, dada la catástrofe laboral que trajo consigo la pandemia, la falta de apoyos fiscales y el alto grado de contagios, el cual obligó a dilatar las medidas de distanciamiento social.

El outsourcing ha creado y puede seguir abriendo puestos de trabajo bien pagados y que cumplen con todos los requisitos que marca la ley, beneficiando así tanto a los empleados como a las empresas que recurren a él.

Por otra parte, el problema de fondo sigue allí: la subcontratación es verdaderamente indispensable para la economía mundial y, por lo tanto, para las actividades productivas de nuestro país. Las malas prácticas de unos pocos no se deben ni se pueden resolver penalizando a los negocios que sí cumplen con la normatividad y a los trabajadores que dependen de la tercerización. De lo contrario, pagarían justos por pecadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *