No obstaculizar el mejoramiento laboral

La transformación laboral avanza con paso decidido: ¿podremos seguirle la marcha? Estamos obligados a encauzar con inteligencia este proceso de cambio para que se traduzca en una mejora sustantiva de las condiciones de vida de las personas, en mayor desarrollo económico y, en términos coyunturales, en una recuperación de la crisis generada por el coronavirus.

Ya entró en vigor el T-MEC, un tratado no solamente económico, sino ambiental y, sobre todo, laboral. Están poniéndose en marcha muchas leyes complementarias necesarias para cumplir con los requerimientos del pacto de América del Norte y se habrán de instrumentar los páneles laborales tripartitos para la resolución de conflictos. Como declaró Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, nuestro país debe respetar la nueva normatividad para proteger a sus trabajadores, evitar posibles sanciones y no desincentivar la inversión.

No en balde el 1 de mayo de 2019 México puso en marcha una Reforma Laboral muy profunda, en la cual la democracia sindical constituyó una de sus principales directrices. Antes de la pandemia, en nuestro país hubo significativos aumentos al salario mínimo. Por otro lado, a finales de este año comenzará a operar el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que, además de dirimir controversias de trabajo, tendrá a su cargo revisar los contratos colectivos y supervisar las operaciones de los sindicatos, los cuales, por desgracia, se han corrompido históricamente.

Por otra parte, la subcontratación también es una de las muchas herramientas que detonarán este cambio en un sentido positivo. La administración responsable y profesional del talento humano permite, entre otras cosas, aumentar el empleo formal (con la consecuente seguridad social), utilizar nuevas tecnologías, estrechar las cadenas productivas internacionales, dar empleo a los sectores más vulnerables de la población y, en fin, reforzar los elementos positivos de dinamización y responsabilidad en el empleo, capaces de detonar el bienestar, la estabilidad y el crecimiento.

En este boletín, TallentiaMX recopila la información más relevante acerca de la profunda transformación laboral que estamos atravesando, determinada, entre otros elementos, por el T-MEC, la Reforma Laboral, el uso de estrategias clave como la subcontratación y, en un sentido negativo, por la pandemia de COVID-19. Nuestro país no puede darse el lujo de no ejecutar los términos del T-MEC ni de obstaculizar regresivamente los esquemas de tercerización usados intensivamente por nuestros socios comerciales. Llegó el momento de combatir los rezagos que hemos padecido y de hacer efectivos los cambios que México requiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *