La subcontratación responsable: pieza clave para la optimización del sistema laboral mexicano

En el panorama actual, TallentiaMX, especialistas en materia laboral, académicos y autoridades federales coinciden en que no debe prohibirse la subcontratación (por el lugar que ocupa en la economía nacional) y en que se tiene que hacer cumplir la Ley Federal del Trabajo vigente, cuyo Artículo 15-A define, reconoce, permite y fija los límites a este régimen laboral. Sin buscar su prohibición, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social está instrumentando un sistema de vigilancia eficiente, que, en coordinación con el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Unidad de Inteligencia Financiera, el Sistema de Administración Tributaria y la Procuraduría Fiscal de la Federación, permitirá incrementar el número de trabajadores formales, es decir, de empleados con seguridad social.

En este sentido, debe resaltarse que, en el seminario Subcontratación en México. Balance y alternativas de regulación,la doctora Edith Pacheco, investigadora del Colmex, estimó que en los sectores económicos que de 2004 a 2014 recurrieron intensivamente a la subcontratación hubo una disminución significativa de la informalidad laboral, del 33% al 22%. En el mismo evento, el doctor Jorge Carrillo Viveros, investigador del Departamento de Estudios Sociales de El Colegio de la Frontera Norte, explicó que la maquila electrónica y la industria aeronáutica en el norte del país dependen de dicho sistema de contratación. A su vez, la doctora Landy Sánchez, académica del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales del Colmex, concluyó que la subcontratación tiene un impacto favorable en la productividad. Si a esto le añadimos que, de acuerdo con estudios de TallentiaMX, más de 8 millones de mexicanos trabajan en algún tipo de tercerización u outsourcing, por lo que, al considerar a sus familias, más de 40 millones de personas dependen indirectamente de este sistema, es evidente que dicho régimen ocupa un lugar muy importante y ha sido benéfico para nuestro país.

En consecuencia, independientemente de los trabajos interinstitucionales que ahora coordina la STPS y que tienen por objetivo hacer cumplir las leyes laborales vigentes, es indispensable orientar la vida laboral y económica de México hacia una subcontratación responsable. No hacerlo, significaría propiciar la ilegalidad y la informalidad, empujar a más de 8 millones de connacionales al desempleo y orillar a que todos los participantes de la industria de la subcontratación recurran a prácticas ilícitas. Por ello, se debe seguir estimulando la administración del talento humano y flexibilizar la subcontratación, con miras a fortalecer nuevas redes de comercio, la incorporación de nuevas tecnologías y, sobre todo, el bienestar de los trabajadores.

Deja un comentario