La subcontratación es necesaria para la vacunación

En 2020, los científicos de todo el mundo trabajaron ardua y velozmente para diseñar la vacuna contra el COVID-19. Por fortuna, distintos laboratorios tuvieron éxito. Sin embargo, existe un segundo reto de igual dificultad: ¿cómo vacunar, en un tiempo razonable, a la población global (cerca de 8 mil millones de habitantes) y conseguir así la inmunidad de rebaño?

Son muchas las dificultades de esta empresa: asegurar que todas las personas, independientemente de sus ingresos, podrán ser vacunadas; producir el suficiente número de dosis a un ritmo adecuado; organizar la logística para que los fármacos lleguen a todos los rincones del mundo; almacenar las vacunas en condiciones adecuadas; capacitar al personal; hacer campañas para concientizar a la población sobre la importancia de la vacunación, entre otras muchas tareas.

El Banco Mundial ha señalado que, a corto plazo, las principales prioridades políticas de todos los países deben ser evitar la propagación del coronavirus y asegurar una distribución rápida y amplia de la vacuna. Sólo de ese modo podrán salvarse millones de vidas y, al mismo tiempo, reabrir de manera segura las actividades productivas de todas las naciones.

Una lenta distribución de las vacunas se traduciría inexorablemente en un aumento de las víctimas mortales de dicha enfermedad, así como en una caída del Producto Interno Bruto (PIB) y del empleo. Todos los sectores de la sociedad estamos obligados a colaborar para hacer realidad la vacunación universal contra el COVID-19.

Es por ello que, entre una enorme lista de estrategias y recursos que deben ser utilizados para que podamos terminar con la pandemia y sus terribles efectos lo más pronto posible, el sector del outsourcing debe ayudar en dicha labor de manera responsable y profesional. En TallentiaMX, como asociación de empresas de subcontratación, consideramos que ahora más que nunca estamos obligados a cerrar filas, a trabajar juntos y a actuar de manera conjunta en beneficio de todas y todos.

Durante varias décadas, la subcontratación ha sido una herramienta indispensable para la industria farmacéutica y biotecnológica, pues ofrece capacidad adicional de desarrollo y fabricación, facilita el acceso a diversas habilidades especializadas y aminora los costos de la producción.

En 2018, Kate Hammeke, vicepresidenta de investigación de mercado de Industry Standard Research (ISR), explicó que, en los sectores mencionados, “solo un tercio de la fabricación, ya sea en las etapas de desarrollo o después del lanzamiento comercial, se realiza internamente. La mayor parte del trabajo se subcontrata”.

En el contexto del coronavirus, debe destacarse que Fiona Barry, editora asociada de PharmSource GlobalData, señaló que los desarrolladores de la vacuna COVID-19 están firmando “acuerdos de subcontratación con los CMO (contract manufacturing organizations) a un ritmo sin precedentes” en respuesta a la demanda mundial de miles de millones de dosis de vacunas.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento titulado Outsourcing vaccine supply chain and logistics to the private sector en el que afirmó que la subcontratación es necesaria para la vacunación, a causa de que contribuye a aumentar la eficiencia, acceder al trabajo especializado y reducir costos.

El 2021 puede convertirse en el año de la recuperación sanitaria, económica y laboral. Nada compensará la pérdida de vidas y las trágicas historias que acompañaron a la pandemia. No obstante, si nos organizamos y colaboramos, podemos terminar con esta crisis. Utilicemos cuantos recursos y esquemas que tengamos al alcance. Entre ellos, echemos mano del outsourcing para que todas y todos estemos vacunados cuanto antes.

Resulta lamentable y paradójico que, mientras en todo el mundo se está utilizando intensivamente la subcontratación para apoyar la vacunación, en México se insista en eliminar este esquema, como si remontar la actual situación no fuese una tarea, de por sí, casi imposible…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *