Hizo falta más subcontratación para salvar y crear empleos

Dos investigaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) nos permiten contrastar con alta precisión los escenarios laborales de 2019 y de 2020, es decir, antes de la pandemia de coronavirus y después de su llegada: el Censo Económico 2019 y las más recientes Encuestas Telefónicas de Ocupación y Empleo (ETOE), que arrojan información de abril y mayo. Están también los datos del empleo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Si bien es cierto que el panorama económico y del trabajo en México jamás ha sido perfecto, el retroceso es muy significativo. Tendríamos que lanzarnos a una búsqueda de las oportunidades y los empleos perdidos para comprender qué sucedió y, sobre todo, cómo podemos revertir la situación actual.

De acuerdo al Censo de 2019, había 6.3 millones de establecimientos, 94.9% de los cuales eran micro; 4.9%, pequeños y medianos; y 0.2%, grandes. 36 millones de personas se ocupaban en estas unidades económicas, lo que quiere decir que en nuestro país prevalecían los negocios de poco tamaño, que, sumados, daban empleo a un alto número de mexicanos. Muchos de ellos, debe decirse, para poder operar, recurrían a la subcontratación como una manera de garantizar que sus trabajadores serían empleados según los términos que establece la ley. Los establecimientos micro aportan el 30.7% del personal ocupado y 15% del valor agregado del país, es decir, son poco productivos.

Por otra parte, durante los meses de coronavirus se han perdido cerca de un millón de empleos registrados ante el IMSS y casi dos millones de personas se sumaron o regresaron a la informalidad. Además, los intercambios comerciales con nuestros vecinos del norte han disminuido en casi 50%, cuando durante 2018 y 2019 prevaleció una atmósfera esperanzadora derivada de los acuerdos a los que llegaríamos gracias al T-MEC.

A lo anterior se suma que, a principios de 2020, cuando podía incentivarse a gran escala la subcontratación y era factible generar con ello empleos formales, prevaleció la incertidumbre legal. TallentiaMX ha advertido desde su creación que dado que la subcontratación responsable es un esquema que genera trabajos formales, mejora la productividad y ayuda a los sectores más vulnerables, debe incentivarse; sin embargo, ahora padecemos no sólo los efectos del distanciamiento social a los que fuerza el COVID-19, sino las consecuencias de decisiones equivocadas en materia sanitaria y económica.

En este boletín encontrarás toda la información que te permita comprender qué ha sucedido con el empleo en México debido al coronavirus. Además, te explicamos la relevancia de la subcontratación por ser un modelo, sobre todo ahora, que constituye una de las principales vías para la recuperación laboral.

1 thought on “Hizo falta más subcontratación para salvar y crear empleos

  1. Es cierto, personalmente considero que la subcontratación es un mecanismo que da flexibilidad a la contratación, sin caer en la ilegalidad y/o la informalidad.

Deja un comentario