Fortalecer subcontratación responsable

Esta semana, dos acontecimientos trascendentes determinaron la agenda laboral. En primera instancia, se hizo patente que México atraviesa una crisis en cuanto a creación de empleos se refiere, ya que, según cifras oficiales del IMSS, a lo largo del 2019 el aumento de trabajos formales fue de un escaso 1.7%, la tasa más baja desde 2009, cuando México padecía aún los efectos de la crisis económica global. Por otra parte, en su conferencia matutina del miércoles 15 de enero, el Ejecutivo Federal hizo públicos sus avances en el combate a la subcontratación ilegal, aquella que no cumple con lo que establece la Ley Federal del Trabajo vigente. TallentiaMX, tras hacer un exhaustivo análisis de ambos hechos, considera que el 2020 será un año donde deberá consolidarse el outsourcing responsable, con los enormes beneficios que esto supone para la economía y, sobre todo, para la clase trabajadora.

 En un principio, es indispensable tener en cuenta que en 2018 un 23.7% del personal ocupado en nuestro país laboraba bajo algún esquema de tercerización. Complementariamente, desde 2003 el crecimiento promedio anual de trabajos formales es del 3.3%, mientras que el aumento promedio por año de subcontratación es de más del doble, pues alcanza el 7.4%. De 2013 a la fecha, año con año se creaban, en promedio, 670 mil puestos de trabajo, de los cuales aproximadamente 220 mil fueron por medio de alguna clase de outsourcing. Así, la subcontratación es un esquema laboral del que depende en una tercera parte la creación de empleos y, por consiguiente, el desarrollo de la economía y la sociedad.

Sin embargo, algunas cuantas empresas han pasado por alto la normatividad vigente y han diseñado modelos dentro de la subcontratación para eludir sus responsabilidades fiscales y/o laborales. TallentiaMX ha insistido en que debe trabajarse para instrumentar un sistema de vigilancia efectivo, que, si se rige dentro del marco del estado constitucional del derecho, con reglas claras de su operación  y respetando el debido proceso sin duda favorecerá a los trabajadores, a las instituciones gubernamentales y a las empresas que se dedican a la subcontratación legal, limpiando así la imagen de este régimen.

Cabe hacer dos aclaraciones. Por un lado, si tomamos como base los datos que presentan hasta ahora las investigaciones de las autoridades competentes, es decir, la UIF, la STPS y el IMSS, la subcontratación ilegal representa un porcentaje extremadamente bajo del outsourcing. Como prueba de lo anterior, la presente administración ha abierto 5 procesos contra subcontratistas ilegales. Además, estas mismas dependencias han expresado que no necesita modificarse la LFT, sino que están uniendo esfuerzos para que se respete la ley y para atacar oportunamente a las escasas unidades económicas que están incurriendo en malas prácticas.

Por todo lo anterior, tomando en cuenta que la creación de empleos está fundada en buena medida sobre la base de la subcontratación y dado que ya se está trabajando para acabar con aquellos que incumplen la ley, TallentiaMX considera que este año se robustecerá la subcontratación profesional, aquella que genera empleos y respeta la normatividad.

Deja un comentario