El outsourcing sigue en el tintero

El pasado lunes 1 de febrero comenzó el periodo de sesiones legislativas. De acuerdo con el acuerdo tripartito al que llegaron algunos representantes del sector privado y el presidente Andrés Manuel López Obrador en diciembre de 2020, todo parecía indicar que el Ejecutivo Federal enviaría como preferente a la Cámara de Diputados una iniciativa prohibicionista en materia de outsourcing. Sin embargo, esto no se realizó, de tal suerte que prevalece la incertidumbre en lo que respecta a la subcontratación laboral.

Dos hechos decisivos parecen contribuir a que el tema de la tercerización permanezca en el tintero: la falta de un acuerdo en los esquemas de reparto de utilidades y la llegada a la Secretaría de Economía de Tatiana Clouthier, quien ha intervenido en las negociaciones.

Si en este periodo legislativo se insiste en eliminar el outsourcing, esto generaría una pérdida de millones de empleos formales, provocaría un cierre aún mayor de empresas de todos los sectores, contravendría algunos apartados del T-MEC, alejaría la inversión, dificultaría los ya de por sí escasos avances en materia de vacunación, entorpecería las relaciones bilaterales con la administración entrante que encabeza Joe Biden en Estados Unidos, afectaría muy negativamente a los sectores más vulnerables de la población (mujeres, jóvenes y personas con capacidades diferentes) y agravaría la terrible crisis económica que atravesamos.

Aunque la actual indeterminación es preferible para la economía nacional que prohibir y criminalizar la subcontratación, debe tenerse en cuenta que la incertidumbre perjudica a la inversión, ya que muchas empresas (que recurren a la tercerización) no tienen claro cómo será la normatividad en México y, por lo tanto, no se establecen en nuestro país.

La situación es realmente crítica, ya que, de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Lowy de Australia, México es el lugar 97 en un ranking de 98 países que cuantifica el rendimiento del manejo sanitario. Sólo Brasil está peor que nosotros. En consecuencia, México sufrió una contracción económica de 8.5% en 2020.

Debe considerarse que, entre febrero y marzo, en las Mesas de Alto Nivel organizadas por la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Senado de la República, se llegó a los siguientes acuerdos, que permiten regular adecuadamente la tercerización, así como eliminar los abusos en los que algunas empresas han incurrido:

  1. No prohibir la subcontratación.
  2. Que las autoridades fortalezcan la vigilancia para asegurar el cumplimiento de la normatividad.
  3. La creación de un padrón nacional de empresas de subcontratación, por medio del cual se estandaricen y transparenten las actividades del sector del outsourcing.

Por esto, TallentiaMX hace un llamado para que los legisladores trabajen de manera responsable, es decir, que no se prohíba el outsourcing, sino que se hagan lo más pronto posible los ajustes necesarios para eliminar los comportamientos ilegales. En este sentido, los acuerdos citados previamente constituyen un excelente punto de partida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *