2019: Punto de partida para la modernización laboral en México

La revolución del trabajo ya está llegando a México. En consecuencia, 2019 fue un año lleno de cambios, de logros y, hay que decirlo, de algunos retrocesos. TallentiaMX participó de manera activa en el análisis y la difusión del panorama laboral, viendo siempre por los intereses de la industria de la subcontratación responsable y, sobre todo, por los de los 8 millones de connacionales que laboran en ella. El Anuario 2019 de TallentiaMX compendia las noticias que permiten esclarecer cuáles fueron los procesos más relevantes del universo laboral, así como los retos que enfrentó la subcontratación. Se trata, en síntesis, de un diagnóstico de los alcances y las resistencias que catalizarán u obstaculizarán la optimización de la estructura laboral y la protección de la clase trabajadora.

En noviembre de 2018, Canadá, Estados Unidos y México firmaron el T-MEC, con lo cual se dio un enorme paso hacia la integración económica, comercial y laboral, que sin duda alguna servirá para que nuestro país renueve su andamiaje laboral, incorpore nuevas tecnologías y proteja realmente a la clase trabajadora. Adicionalmente, con el fin de mejorar las condiciones laborales y de cumplir con las disposiciones internacionales, el Congreso de la Unión ratificó el 1° de mayo una profunda Reforma Laboral.

El resultado de los dos eventos anteriores es que hoy nuestro país está instrumentando un sistema de inspección efectivo en asuntos de trabajo y concentrará esfuerzos para materializar una verdadera democracia sindical. En este tenor, debe destacarse que en esta nueva administración se aprobaron dos aumentos al salario mínimo este año, y que América del Norte decidió crear paneles tripartitos para la resolución de conflictos laborales. Asimismo, México permitirá la instalación de cinco agregados laborales estadounidenses, que coadyuvarán a la implementación de la Reforma Laboral citada anteriormente.

El Paquete Económico 2020, que constituye una directriz de las políticas públicas (ya que refiere cómo se recaudarán y se utilizarán los recursos de la federación), estableció que el siguiente año quien contrate servicios de subcontratación tendrá que retener y enterar directamente al SAT el 6% del 16% del IVA. Esto reduce el margen para la elusión fiscal, pero permite simultáneamente que las empresas de subcontratación conserven la liquidez suficiente para operar. TallentiaMX estuvo presente a través de distintos medios de comunicación y en el Parlamento Abierto de la Cámara de Diputados en la discusión de dicho ajuste.

Dos eventos de diagnóstico laboral destacan por los alcances y la precisión de sus observaciones y esbozan un derrotero. Por un lado, México suscribió los compromisos de la Declaración del Centenario de la Organización Internacional del Trabajo, que afirma como una necesidad que los países modernicen sus estructuras laborales, favorezcan la capacitación de los trabajadores y orienten los cambios tecnológicos en servicio del bienestar. Complementariamente, un coloquio en el Colmex permitió esclarecer que uno de los caminos indispensables para seguir la ruta fijada era fortalecer la subcontratación responsable, de la que dependen las industrias más productivas del país y en la cual han aumentado significativamente los índices de formalidad.

Sin embargo, contra las tendencias nacionales e internacionales (Canadá y EU recurren intensivamente a la subcontratación y se encuentran en la vanguardia tecnológica y laboral), fue dictaminada por Comisiones en el Senado de la República una iniciativa que pretende prohibir casi cualquier tipo de subcontratación. Gracias a la sensata opinión de numerosos agentes sociales (incluyendo a TallentiaMX), se difirió la discusión plenaria de la iniciativa, lo cual fue sumamente útil para el nuevo acuerdo del T-MEC.

Así, el 2019 es un punto de partida para la modernización laboral en México. Es indispensable que las autoridades sean consistentes con las disposiciones internacionales y con los cambios a los que nos enfrentamos. Por lo anterior, debe pensarse en seguir fortaleciendo la seguridad social, en acabar con la precarización, en mejorar las condiciones de trabajo y en incrementar la productividad. La subcontratación responsable es un modelo transversal que permite articular dichos objetivos en beneficio de los trabajadores. 

Deja un comentario