Retos y mitos sobre la subcontratación en materia laboral

Es una realidad que la figura de la subcontratación ha sido atacada por autoridades, sindicatos y organizaciones laborales, al tacharla de simulación y de afectar los derechos de los trabajadores. En muchos casos, este servicio es prestado por empresas que no cuentan con los elementos propios y suficientes para hacer frente a las obligaciones que les corresponden o por empresas que desaparecen y aparecen en escena según convenga a sus intereses, avalado por profesionistas sin ética.

Sin embargo, existen muchas empresas que prestan un servicio especializado de personal que cumple con las obligaciones que impone la ley de forma oportuna y cabal. En este sentido, es prudente señalar que la subcontratación es un esquema totalmente aceptado en México y viable jurídicamente, por lo que los ataques a lo único que llevan es a polarizar a la sociedad y desinformar. Por esto, la STPS, SHCP y el IMSS buscan eliminar la simulación de actos de empresas que pretenden ahorrarse dinero en detrimento de los derechos de terceros.

En resumen:

1. Cumpliendo con la legislación laboral, el esquema de subcontratación es viable y puede ser implementado en beneficio de empleadores y trabajadores.

2. La tercerización no debe ser un instrumento con el que se pretenda evadir el pago de prestaciones, beneficios e impuestos, incluyendo la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas.

3. El cumplimiento de la legislación, por parte de los empleadores, siempre será mucho más barato que buscar esquemas para evadir responsabilidades que a la larga concluirán en litigios, requerimientos, etcétera, en su contra y con pocas posibilidades de obtener resoluciones favorables a sus intereses.

4. Un buen asesoramiento ético y especializado, debe ser considerado por las empresas antes de involucrarse en esquemas fraudulentos, que proponen falsos beneficios y ponen en riesgo la viabilidad de los negocios.

Fuente: El Economista

Deja un comentario