¿Por qué hacer outsourcing?

El outsourcing permite a las empresas sustantivas del negocio, las que generan más valor.

El outsourcing o subcontratación es el proceso de transferencia a terceros de procesos no core de una compañía, que permiten a las compañías dedicarse a las funciones core del negocio, las que aportan valor a la misma y a sus clientes. Las razones que llevan a una empresa a hacer outsourcing corresponden a los factores económico, estratégico y operativo, por eso las áreas que se deciden a impulsar la externalización o subcontratación son las direcciones financieras, general y de operaciones. Otras razones para hacerlo es la reducción de costes, estrategia de negocio, mejora competitiva, acceso a expertos y acceso a la tecnología.

El proceso de subcontratación se divide en 7 pasos para su realización:
1. Planificación de iniciativas..
2. Análisis de coste / beneficio.
3. Implicaciones estratégicas.
4. Selección de proveedores.
5. Términos y condiciones.
6. Migración de recursos.
7. Gestión de la relación.

Los tipos de outsourcing se pueden dividir conforme a la localización, profundidad y trabajo. Con base en la localización, se divide en on site en las oficinas del cliente y en off site en unas oficinas externas al cliente. De acuerdo con los procesos que se van a externalizar o profundizar, existen los individuales, funcionales y de competencia. Trabajo, se puede dividir en proceso que externaliza la compañía y en el proyecto que externaliza la compañía.

Fuente: CEUPE

Deja un comentario