Lectura recomendada No. 15

Subcontratación: Tipos, mejores prácticas, desafíos y consejos. 

DE CLICK AQUÍ PARA LEER EL DOCUMENTO

Te recomendamos leerlo porque el artículo desarrolla un análisis completo de la subcontratación: definiendo la actividad, mostrando los diferentes tipos de subcontratación como el BPO y el KPO, así como mostrando los beneficios y desafíos de esta industria.

Un dato: El BPO a menudo se divide en dos categorías: BPO de back-office, que incluye funciones comerciales internas como facturación o compras, y el BPO de front-office, que incluye servicios relacionados con el cliente como marketing o soporte técnico.

Síntesis

La subcontratación puede aportar grandes beneficios a su negocio, pero existen desafíos significativos al negociar y administrar las relaciones de subcontratación. La subcontratación es una práctica empresarial en la que los servicios o funciones de trabajo se transfieren a un tercero.

Beneficios y desafíos de la subcontratación. Las razones comerciales para la contratación externa varían según la situación, pero los beneficios de la contratación externa a menudo incluyen una o más de los siguientes: 1. Menores costos (debido a economías de escala o menores tasas laborales); 2. Mayor eficiencia;
3. Capacidad variable;
4. Mayor enfoque en la estrategia;
5. Acceso a habilidades o recursos especializados;
6. Mayor flexibilidad para cumplir con las cambiantes condiciones comerciales;
7. Tiempo de comercialización acelerado;
8. Menor inversión en infraestructura interna; y
9. Acceso a innovación, propiedad intelectual y liderazgo de pensamiento

En tanto que los desafíos de la subcontratación son:
1. Tiempo de respuesta más lento;
2. Falta de conocimiento comercial;
3. Barreras lingüísticas y culturales;
4. Diferencias de zona horaria; y
5. Posible falta de control.

Tipos de Servicios de subcontratación. La externalización de procesos empresariales (BPO por sus siglas en inglés) es un término general para la externalización de una tarea de proceso empresarial específica, como la nómina. BPO a menudo se divide en dos categorías: BPO de back-office, que incluye funciones comerciales internas como facturación o compras, y BPO de front-office, que incluye servicios relacionados con el cliente como marketing o soporte técnico. La externalización de tecnología de la información (ITO por sus siglas en inglés), por ejemplo, es un subconjunto de la externalización de procesos de negocios.

Si bien la mayor parte de la subcontratación de procesos comerciales implica la ejecución de procesos estandarizados para una empresa, la subcontratación de procesos de conocimiento (KPO) implica procesos que exigen investigación avanzada y habilidades analíticas, técnicas y de toma de decisiones, como investigación y desarrollo farmacéutico o investigación de patentes.

Modelos de subcontratación. El modelo apropiado está determinado por el tipo de servicio proporcionado. Los servicios de subcontratación han madurado desde necesidades y servicios básicos, hasta asociaciones más complejas capaces de producir transformación e innovación, los enfoques contractuales han evolucionado para incluir servicios gestionados y más acuerdos basados ​​en resultados.

Implementación de la subcontratación. La subcontratación es difícil de implementar, por lo que la tasa de éxito no es del 100%. El núcleo del problema es el conflicto de intereses inherente a cualquier acuerdo. El cliente busca un mejor servicio, a menudo a menores costos, del que obtendría haciendo el trabajo por sí solo. El vendedor, sin embargo, quiere obtener ganancias. Esa tensión debe manejarse para garantizar un resultado exitoso tanto para el cliente como para el proveedor.

Otra causa de la falta de éxito es la prisa por subcontratar en ausencia de un buen negocio. La tercerización buscada como una maniobra de reducción de costos de “solución rápida”, en lugar de una inversión diseñada para mejorar las capacidades, es más probable que fracase.

Cómo seleccionar un proveedor de servicios. Seleccionar un proveedor de servicios es una decisión difícil. Pero comience por darse cuenta de que ningún proveedor se ajustará exactamente a sus necesidades. Para tomar una decisión informada, exprese lo que desea de la relación de subcontratación para extraer los criterios más importantes que busca en un proveedor de servicios.

Algunos ejemplos de las preguntas que deberá considerar para escoger al proveedor incluyen: ¿Qué es más importante para usted: la cantidad total de ahorros o qué tan rápido pueden reducir sus costos? ¿Desea mejores capacidades o experiencia en un área específica? ¿Desea costos bajos, fijos u opciones de precios más variables?

Asesores de subcontratación. Muchas organizaciones recurren a un consultor o asesor externo de abastecimiento para ayudar a determinar los requisitos y prioridades. Si bien la experiencia de terceros ciertamente puede ayudar, es importante investigar bien al asesor. Algunos consultores pueden tener un interés personal en lograr que usted realice la subcontratación en lugar de ayudarlo a determinar si la subcontratación es una buena opción para su negocio.

Negociando el mejor acuerdo. El consejo dado anteriormente para seleccionar un proveedor es válido para negociar términos con el proveedor de subcontratación que seleccione. Un proveedor de servicios tiene una cosa en mente al iniciar negociaciones: ganar la mayor cantidad de dinero. Comprender claramente lo que desea obtener de la relación y mantener que el foco de las negociaciones es el trabajo de usted como empresa contratante. Equilibrar los riesgos y los beneficios para ambas partes es el objetivo del proceso de negociación, que puede ser emocional e incluso contencioso.

Gobierno de subcontratación. Una relación altamente colaborativa basada en la gestión efectiva de contratos y la confianza puede agregar valor a una relación de subcontratación. Una gestión del proveedor basada en la colaboración disminuye la necesidad del monitoreo y la auditoría. Como resultado, la gobernanza de la subcontratación es el factor más importante para determinar el éxito de un acuerdo de subcontratación. Sin él, los derechos cuidadosamente negociados y documentados en un contrato corren el riesgo de no ser ejecutados y la relación que se desarrolla puede no parecerse a lo que imaginó.

Deja un comentario