Digitalización y conocimiento del proceso, las claves de una externalización de procesos eficiente

En la década del 2000, los grandes operadores de Telecomunicaciones buscaban la máxima rentabilidad posible en un mercado dominado por una competencia feroz. Eso los llevó a poner en marcha el primer gran proceso de externalización de operaciones, que consistía en externalizar todas aquellas tareas que les generaban los mayores costes laborales, como la instalación, el mantenimiento o la construcción de redes. Los destinatarios de esa externalización fueron empresas de servicios de core tecnológico centradas en optimizar el proceso de servicio.

Históricamente, los servicios en el sector industrial han funcionado bajo un paradigma basado en procesos manuales, con una gran cantidad de mano de obra y con esquemas de funcionamiento rígidos. El proceso deflacionario y de outsourcing llevado a cabo por el sector no se ha producido de la misma forma en el sector industrial. Pero la experiencia desarrollada en otros sectores ha abierto la puerta a que empresas especializadas desplieguen formas diferentes de hacer las cosas, más eficiente, integrada, con la implantación de tecnología en los procesos productivos y bajo fórmulas contractuales variabilizadas, en las que la retribución depende del nivel de eficiencia alcanzada.

Cuando una empresa industrial externaliza una actividad normalmente está basado en contratos de horas-hombre, que aportan valor añadido limitado al cliente. Las empresas especializadas consiguen gestionar esa ingeniería de forma más inteligente y menos costosa asignado los recursos más eficientemente. Esto es posible gracias a dos factores: La digitalización y el profundo conocimiento que se tiene de los procesos industriales.

Fuente: Dominion

Deja un comentario